El Norte de Castilla
Así funciona el sistema predictivo de eficiencia de Audi

Así funciona el sistema predictivo de eficiencia de Audi

  • Con un ritmo de marcha adecuado, el Q7 e-tron quattro puede alcanzar una autonomía de más de 1.300 kilómetros

El asistente predictivo de eficiencia, que se ofrece en el Q7 y en otros modelos como el A4 o el renovado A3, es un sistema que puede llegar a conseguir un ahorro de combustible del orden del 10 %. En un futuro cercano se montará en la mayoría de vehículos de la gama.

En síntesis, la inteligencia artificial del coche calcula por anticipado la cantidad de energía necesaria para recorrer los tramos que vienen a continuación y optimiza su uso, cuando el conductor, si no conoce la carretera, no tiene ni idea de lo que se va a encontrar.

Lo primero que hay que hace es marcar la ruta en el sistema de navegación. De esta forma, el sistema reconoce la topografía del recorrido, los límites de velocidad y el tráfico y adapta la velocidad a las distintas situaciones de conducción.

Hacer caso al sistema

Una vez en marcha es obligado hacer caso a las recomendaciones del sistema para conseguir el máximo ahorro de combustible. Por ejemplo, si observamos una señal que aconseja levantar el pie del acelerador en el momento de subir una pendiente es porque unos metros más adelante comienza una pequeña bajada y acaba en una rotonda dentro de los límites de velocidad de una población. Y lo hace porque el sistema calcula en muy poco tiempo que la zona de subida se supera sin problemas con la energía eléctrica acumulada.

En un modelo híbrido, como el Q7 e-tron quattro que incorpora un motor diésel de 258 caballos y otro eléctrico que eleva la potencia combinada hasta los 373 CV, el sistema hace que el motor de combustión sea el que mueva el coche para aprovechar las zonas de recuperación de energía eléctrica y funcionando “a vela” (baja el régimen del motor a ralentí al levantar el pie del acelerador) para ahorrar combustible. Además, "guarda" la energía eléctrica para más adelante, y siempre según el recorrido.

El sistema predictivo de eficiencia facilita todo tipo de información para ahorrar combustible. Se realiza a través del sistema de información y entretenimiento MMI y del pedal de acelerador activo.

Gran pantalla

El sistema predictivo de eficiencia facilita todo tipo de información para ahorrar combustible. Se realiza a través del sistema de información y entretenimiento MMI y del pedal de acelerador activo.

Los responsables de Audi, en un tramo interurbano con un total de 95,9 kilómetros, realizados a una media de casi 64 km/h. consiguieron que el Q7 e-tron gastara una media de 3,9 litros. Eso sí, el sistema calculó que el 68,6 % del recorrido fue sin la intervención de la mecánica diésel y, por tanto, sin emitir ningún gas contaminante.

El asistente predictivo de eficiencia es un ejemplo más de cómo Audi traslada toda su experiencia en el mundo de la competición a los modelos de producción para utilizar todos los días. Gracias al Campeonato del Mundo de Resistencia, en pruebas como Le Mans, donde hay un complejo reglamento que obliga a gestionar la energía de la forma más conveniente.

El sistema eléctrico del Audi Q7 e-tron dispone de una batería de iones de litio que solo requiere dos horas y media para cargarse por completo en una toma de 380 voltios. La autonomía teórica en modo eléctrico es de 50 kilómetros, aunque si se realiza una conducción eficiente con este asistente predictivo es posible alcanzar incluso algunos más.

Con este sistema el conductor cuenta en el cuadro de instrumentos con una gran pantalla central del sistema de información y entretenimiento MMI y del pedal de acelerador activo. Para conseguir el máximo ahorro requiere hace caso de los datos de las pantallas y las señales sobre el pie derecho. El Q7 e-tron es un además un SUV que destaca por las prestaciones, con una respuesta inmediata al acelerar a fondo y trabajar en conjunto el motor térmico y el eléctrico.