Veinticinco años al rescate del oso

La población osuna de la cordillera Cantábrica se ha triplicado gracias al trabajo de organizaciones como la FOP, que cumple un cuarto de siglo

Oso pardo en la Cordillera Cantábrica.
Oso pardo en la Cordillera Cantábrica. / El Norte
TERESA COBO

"Me dices 'goodbye' en tu nota tan ricamente, y no me hago a la idea de no volver a verte". Eso cantaba Manolo García en un estudio de grabación allá por 1992, cuando nació la FOP, la Fundación Oso Pardo. El apoyo económico de 'El último de la fila', dúo al que ponía voz el músico catalán en aquel disco de 'Astronomía razonable', fue el empujoncito final para la creación en Santander de la sociedad conservacionista por parte de un grupo de zoólogos, botánicos, naturalistas, prehistoriadores, geógrafos, maestros y abogados que no se hacían a la idea de no volver a ver un oso en los bosques cantábricos.

Cuando se constituyó la FOP, quedaban en España menos de 80 plantígrados. Hoy se mueven por la cordillera Cantábrica más de 250, o eso indican las estimaciones basadas en los censos de hembras con crías. La especie, que estuvo a punto de desaparecer en la península ibérica por el hostigamiento humano, sigue en peligro de extinción. La novedad es que ahora la población osuna crece en lugar de menguar, según la noticia publicada en El Diario Montañés.

Las cifras de la FOP

200 osos, como mínimo, integran, según calcula la FOP, la subpoblación cantábrica occidental, (2.800 km2 desde los Ancares de Lugo y León hasta la zona central de la Cordillera entre León y Asturias).

40 osos, al menos, constituyen la población oriental (2.100 km2 de la Montaña Palentina y Oriental leonesa, los montes de Campoo de Suso, Polaciones y Liébana, y una parte del oriente asturiano).

11 son los proyectos LIFE (Programa de Medio Ambiente y Acción por el Clima) que ha coordinado o en los que ha participado la FOP. Este instrumento financiero de la UE cumple también 25 años.

151 Cazadores furtivos ha denunciado la FOP en estos 25 años y ha trabajado en colaboración con los cazadores legales para la aceptación del oso y su protección frente a prácticas dañinas.

1500 lazos ilegales colocados en zonas oseras ha retirado la Fundación desde su constitución (el 28 de marzo de 1992). Entonces el furtivismo era un grave problema que hoy es "ocasional".

14 montes que suman 110 km2 tiene en copropiedad la FOP para conservar el hábitat del oso. A esa superficie hay que añadir las 71 hectáreas de las 130 fincas que posee.

4 casas o centros de interpretación sobre el oso tiene la FOP (en los Pirineos, en Somiedo, en la Montaña Palentina y en Liébana, esta última en fase de traslado a Potes).

Veinticinco años son la tercera o cuarta parte de la existencia, pero son toda una vida para un oso pardo salvaje, que a lo sumo cumplirá 30 si llega a ser de los más viejos. Veinticinco años dan para unas bodas de plata como las que celebra la FOP, inmersa desde hace un cuarto de siglo en proyectos para preservar una especie de individuos singulares e imponentes (ursus arctos).

El oso parado cantábrico bulta la mitad que otros congéneres del este de Europa, pero 200 kilos forrados de tupido pelo sobran para que sea muy intensa la emoción (léase canguelo) de toparte cara a cara con uno de ellos en el monte. Por fortuna, el encuentro es improbable, porque este animal detecta al hombre a distancia y tiende a huir de él. "No conocemos ni un solo caso comprobado de un oso que haya matado a una persona en España", subraya Guillermo Palomero, presidente de la FOP. "Y en los pocos incidentes que hemos recogido, los osos muerden a las personas sin ensañarse y salen huyendo a toda velocidad".

Más cerca del hombre

El furtivismo era el problema que más preocupaba a la FOP en sus orígenes, pero hoy es solo una amenaza "ocasional". La Fundación ha denunciado a lo largo del tiempo a 151 cazadores furtivos y ha retirado 1.500 lazos ilegales de zonas oseras. Las penas contra la caza del oso son ahora más duras, y sucesivos programas de intervención en el medio rural han conseguido que haya una "buena aceptación" de este plantígrado, que no supone un peligro para el hombre, pero causa daños en colmenas y árboles frutales y, más raramente, mata ganado.

Los principales desafíos que afronta en estos tiempos la FOP son la mejora del hábitat del oso, que ha visto muy reducido su espacio de refugio y alimentación, y gestionar las consecuencias del incremento del número de ejemplares. "Hay más osos y pueden aumentar las posibilidades de encuentros o de conflictos con actividades humanas, y también aumenta el riesgo de que los osos se habitúen a la presencia del hombre y comiencen a visitar los pueblos a pleno día o a tolerar la cercanía de personas", advierte Palomero.

Cantabria, Asturias, Castilla y León y Galicia han redactado un protocolo conjunto de actuación con osos que han perdido el miedo al hombre (lo que no implica que sean agresivos). El presidente de la FOP considera "urgente" que las cuatro autonomías aprueben esa normativa, y que regulen las actividades de observación de osos y de turismo en zonas oseras. El avistamiento del ursus arctos con ópticas de largo alcance es una afición que atrae visitantes y contribuye a que la población rural perciba a este animal como un habitante del medio más útil que perjudicial. La atractiva 'marca oso' ligada a los productos artesanales y ecológicos también es un aliciente para que la gente del campo mire con mejores ojos a estos golosos asaltadores de colmenas, al menos de las que no están protegidas.

Tránsito

La Fundación Oso Pardo dedica gran parte de sus esfuerzos a facilitar el tránsito entre las dos subpoblaciones de ursus arctos de la cordillera Cantábrica, la oriental y la occidental, que han permanecido históricamente aisladas, separadas por autovías y carreteras, y presentan características genéticas diferenciadas.

El último estudio encargado por la Fundación sobre muestras de pelos y excrementos permitió detectar en el núcleo oriental (Cantabria, Palencia y León) la presencia de siete osos migrantes del núcleo occidental y de catorce individuos mixtos, fruto del cruce entre ejemplares de ambas subpoblaciones. La creciente conexión genética reduce la consanguinidad, muy perjudicial para el minoritario núcleo oriental, que estuvo al borde de la extinción.

En Cantabria, según las observaciones de las patrullas de la FOP, "hay una presencia permanente de osos" en los montes de Campoo de Suso, Polaciones y Liébana. Los más intrépidos cruzan la A-67 y campan por los bosques de Valderredible.

Contar osos no es tarea fácil. Los machos se parecen mucho entre sí y son tan viajeros que pueden aparecer en puntos geográficos muy distantes entre sí. Por eso las Administraciones recurren a los censos de hembras con crías en los que colaboran las patrullas oso de la FOP, ya que son grupos más fáciles de diferenciar y las osas tienen más querencia por un territorio. Los cálculos a partir de esos datos indican que el número ha crecido con una cadencia anual del 10% en el último cuarto de siglo. La población ibérica autóctona se reduce a la cordillera Cantábrica, al margen del grupo de origen esloveno reintroducido en los Pirineos.

Parte de nuestra cultura

Antes de 1992, cuando 'El último de la fila' se sentía "como un burro amarrado en la puerta del baile" y repartía sus ingresos con los ecologistas, "el número de osos era cada vez más pequeño, disminuía a gran velocidad. La idea general entre los especialistas era que el oso cantábrico se extinguiría en unos pocos años", recuerda Palomero.

La FOP, entre otros agentes, ha trabajado para que no sea así y persevera en el empeño, porque "perder al oso sería perder una parte esencial de nuestra cultura, de los cuentos y las leyendas que hablan de los osos y de los bosques y de una forma de percibir la naturaleza que se conserva en las zonas rurales y se pierde en las ciudades". Salvar al oso con su hábitat "permite conservar nuestros paisajes y las demás especies de flora y fauna que pueblan nuestros bosques cantábricos". Manolo García no se lo cantaba al oso, pero sirve: "¡Quédate!, quédate a mi lado", aunque tampoco es necesario sentir tu aliento.

Fotos

Vídeos