El trayecto AVE entre León y Madrid se reducirá en 10 minutos a primeros del 2018

Fomento da por finalizada las pruebas internas que permitirá actuar para solucionar las incidencias detectadas y establece el nuevo sistema que permitirá al AVE a León alcanzar los 350 kilómetros por hora

ANDREA CUBILLASLeón

El trayecto AVE de León a Madrid se verá reducido en 10 minutos. Así lo ha señalado este jueves el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, durante una visita a la capital leonesa en la que ha realizado una radiografía de las principales actuaciones que se están llevando a cabo en León que «será uno de los actores y protagonistas principales en la acción del Gobierno de Mariano Rajoy».

Durante su visita, el ministro ha asegurado que en la actualidad se está acelerando el proceso de implantación del sistema europeo de control de velocidad para líneas AVE en la León-Valladolid, el conocido como ERTMS (European Rail Traffic Management System), siendo España, según remarcó, líder mundial, en la implantación de este sistema de seguridad.

De la Serna aseguró que se han dado por finalizado las pruebas internas con el tecnólogo que permitirá a partir de ahora establecer un conjunto de acciones fruto de las incidencias detectadas para trabajar conjuntamente con la dirección de obra en la implantación y mejora de la implantación de este sistema.

Más información

Una cuestión vinculada a la seguridad y ajena al Ministerio de Fomento que, según remarcó, complica dar un plazo sin equivocación. En cualquier caso, De la Serna confió en que a primeros del 2018 pueda estar en funcionamiento el sistema lo que permitiría una reducción de tiempos de 10 minutos en los actuales 127 que dura el trayecto.

«Se han dado otros plazos pero es bueno esperar a la implantación definitiva para ver en qué medida se pueden conseguir esos ahorros. Sin embargo, indudablemente el aumento de velocidad se puede alcanzar», concluyó De la Serna.

ERTMS vs ASFA

El ERTMS es el sistema europeo de control, comando y señalización de trenes envía información de comando desde la propia vía a la cabina del maquinista.

En la cabina un ordenador a bordo compara la velocidad del tren con la velocidad máxima autorizada en el tramo correspondiente y, analiza posibles errores que son corregidos de forma automática. La información sobre la velocidad se transmite mediante señales laterales y las eurobalizas que se encuentran a lo largo de la vía. El sistema es, según los propios maquinistas 'infalible' hasta el punto que «por adelantado» anuncia los cambios de velocidad que se deben realizar.

El actual ASFA informa al maquinista mediante indicaciones luminosas y acústicas en la cabina sobre el estado de las señales. Las balizas de ASFA se sitúan unos metros antes de la señal y otra a la altura de la misma. Según el estado de la señal, el panel del ASFA en la cabina dónde va el maquinista mostrará un tipo de indicación.

«En el caso de rebasar una señal que muestre vía libre (luz verde), el sistema emitirá un pitido corto, y el maquinista no realizará ninguna acción. En el caso de pasar por una baliza de una señal que muestre precaución (luz naranja), sonará un pitido largo, se encenderá una luz verde en el panel, y el maquinista deberá reconocer la señal pulsando el botón de reconocimiento.

En el caso de las señales que indiquen parada (luz roja) sonará un pitido largo y se encenderá una señal roja en el panel. Una vez sucedido esto, el maquinista deberá reducir la velocidad del tren y prepararse para detenerse sin rebasar la señal en rojo. En el caso de que la velocidad no se redujese en esos metros, el sistema actuaría con el freno de emergencia, deteniendo la composición», según explica el blog 'Curso Ferroviario".

Eso sí el sistema solo es aplicable en velocidades no superiores a los 200 kilómetros por hora principalmente por el envío de las señales y la capacidad de respuesta automática.

Fotos

Vídeos