«Me parece muy difícil que haya algún cambio en el Caso Carrasco»

Emilio Fernández, en el Hotel Conde Luna. / NOELIA BRANDÓN

El hasta ahora fiscal jefe de León, Emilio Fernández, pone el broche a 33 años de trabajo con una comida de despedida en la que rodearse de amigos, compañeros y autoridades

N. BARRIO- LEONOTICIAS

Para medir el recuerdo y el cariño que uno deja cuando cambia de destino no hay como ver qué sucede en la despedida. En la del hasta ahora fiscal jefe de León, Emilio Fernández, no faltaron las caras conocidas ni los compañeros que en muchos casos son amigos tras 33 años de trabajo.

Con una comida en el Hotel Conde Luna, Fernández quiso despedirse de una ciudad de la que nunca pensó marcharse, con destino al Tribunal Superior de Justicia para vivir unos años «más tranquilos» antes de la jubilación.

En su hoja de servicios un juicio muy mediático que quizá no esperaba ya, el del Caso Carrasco, que asegura estar concluido. «En principio están cerradas las vías judiciales en España y me parece que es muy difícil la posibilidad de que se pueda modificar la sentencia», comentaba.

Fue sin duda la guinda a que culminaron con una comida para desearle lo mejor como eniente fiscal en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, recordando viejos tiempos y brindándole el homenaje merecido.

Fotos

Vídeos