Los GRS de León creen que el desalojo de los hoteles supone una «humillación» a los agentes desplazados en Cataluña

Imagen del acuartelamiento al que han sido desplazados los GRS de la Guardia Civil. / leonoticias

Los agentes leoneses se vieron obligados a trasladarse a un cuartel militar del ejército tras las presiones vividas en la noche de este lunes |«La situación es tercermundista», alertan con preocupación ante el crecimiento clima de hostilidad

S. FERNÁNDEZ León Martes, 3 octubre 2017, 13:34

El GRS de León vive en primera personas el conflicto catalán. El grupo de agentes leoneses desplazados a Cataluña se han visto obligado a abandonar el hotel Vila, situado en la localidad de barcelonesa de Calella, donde se encontraban hospedado desde el pasado 15 de septiembre.

El desalojo se ha producido debido a las presiones ejercidas por la alcaldesa de la localidad tras los enfrentamientos vividos en la jornada del domingo coincidiendo con la votación del referéndum y que se han sucedido en la jornada de este lunes.

Tras una noche marcada por la tensión, los agentes leoneses se han visto obligados a desplazarse a un cuartel militar del ejército de tierra situado en la localidad de Figueres donde permanecen desplegados.

Las instalaciones cuentan con camarotes de cuatro camas. Las duchas de encuentran en un barrancón distinto al de las camas. “No tenemos armarios donde dejar las cosas, tenemos las maletas tiradas por el suelo”, relatan a leonoticias fuentes de la Guardia Civil.

Estos hechos para la asociación de Guardias Civiles “es tercermundista”. Simboliza una “humillación” para los agentes desplazados a Cataluña, manifiestan desde las filas de la Guardia Civil.

Desde la AUGC observan “con creciente preocupación este clima de hostilidad hacia los guardias civiles, una situación que se ha desbocado en tan sólo unos días, y que dificulta enormemente el trabajo de los agentes en defensa de la legalidad y el orden en Cataluña”.

El desalojo

La coacción ejercida por el Ayuntamiento de Calella, gobernada por el PDcat –partido independentista-, ha sido determinante para que el destacamento del GRS León abandonase las instalaciones hoteleras, que se ha producido tras una noche en la que decenas de personas se congregaron a las puertas de estas instalaciones para mostrar su rechazo a la presencia de cuerpos de seguridad del estado desplegados en Cataluña.

Los manifestantes se concentraron ante las instalaciones donde se encontraban alojados miembros de la Guardia civil en la que se hallaba un destacamento del GRS de León. Los participantes les reprocharon su actuación en la jornada del referéndum.

Cerca de las 23.00 horas, los Mossos de Escuadra recibieron un aviso, procedente de los agentes del Instituto Armado, que les informaba que un grupo estaba increpando a los agentes.

La policía catalana acudió al lugar, hicieron un cordón de seguridad e intentaron mediar para que la gente se fuera, según han explicado los mossos. Los agentes de la guardia civil, después, cruzaron el cordón y comenzaron a cargar contra los manifestantes con porras extensibles; el incidente concluyó a la 1.30 horas.

Después de estos hechos, la alcaldesa de Calella, Montserrat Candini, manifestó aprovechando una concentración ante medio millar de personas en la plaza del Ayuntamiento que “no queremos que los hoteles de Calella sean un cuartel”.

Secciones
Servicios