Despierta, estás en Babia

Babia, el lugar donde tantos y tantos han estado sólo con la imaginación, es uno de los enclaves naturales más bellos de la provincia de León y del Norte de España que invita al visitante a vivir una experiencia única basada en la tranquilidad, la desconexión y la sensación de sentirse libre

A. CUBILLASBabia

¡Despierta, que estás en Babia!

En Babia, en León. Una tierra de extraordinaria belleza que limita al norte con Asturias, al este con Luna, al oeste con Laciana y al sur con Omaña. Un escenario paisajístico único en España escoltado por poderosas e inmensas moles calizas que, presumidas, se miran sin sonrojarse en las inmensas aguas cristalinas que bañan este verde, amplio y frondoso valle.

Babia, ése lugar donde tantos y tantos han estado, pero sólo mentalmente. Porque sí, estar en Babia es estar ensimismado, absorto o en las nubes. Porque es esa la sensación que embriaga a aquel que, con ojos de niños, se adentra por primera vez en esta tierra de leyenda.

Tierra de descanso de reyes en la Edad Media que se alejaban de la ajetreada vida en las Cortes para estar en Babia. Pero si a alguien acuñan los lugareños la expresión estar en Babia era aquellos pastores trashumantes que, con melancolía, vivían los largos y fríos inviernos en Extremadura recordando con nostalgia su añorada comarca.

Porque el que pisa Babia una vez, sabe que repetirá en busca de ese rincón donde respirar una bocanada de aire fresco, donde desconectar del mundo real, donde es posible rodearse de un remanso de paz que, en ocasiones, estremece; un rincón embriagado por el silencio, el elemento con el que se forman todas las cosas grandes. Porque Babia, para el que lo conoce, es en cierto modo un pedazo de paraíso.

Joya paisajística

Capricho de la naturaleza, Babia alberga cumbres de más de 2.000 metros de altura, con Peña Ubiña como emblema de una tierra que deleita con una geología variada con rasgos morfológicos de origen glaciar y de procesos kársticos.

Encrespadas crestas calizas cobijan los suaves valles donde resulta todo un espectáculo ver pastar al hispano bretón, emblema y motor económico de esta comarca, que deja ensimismado con su belleza a un visitante que se adentra a conocer San Emiliano cabecera de comarca junto con Cabrillanes.

Casas de piedra y pizarra dibujan un entorno privilegiado que cuenta con unos moradores de excepción. Las cigüeñas que han poblado cada alto de esta localidad captan la atención curiosa del visitante que, retrocede sobre sus pasos para adentrarse de nuevo en amplios valles que, como una enredadera le empujan por cada rincón de Babia.

También a Torre, punto de entrada a las lagunas de las verdes, donde aún es visible la fortificación medieval que desempeñó un papel estratégico como punto de control entre Asturias y León. Y a la Laguna Grande, la misma que según narra la leyenda se formó en una tarde de junio después de un culebrón devorase a un pequeño. Las lágrimas y lloros de su niñera hicieron que los arroyos empezasen a brotar agua, formando lo que hoy es una preciosa laguna.

Amplios y frondosos valles o congostas hoces que te empujan a pequeñas aldeas como la Cueta, el pueblo más alto de la provincia de León, separado por tres barrios dispuestos a lo largo del estrechón de Bocarrío, el desfiladero moldeado por las aguas del río Sil.

Guardián de vestigios medievales y de la esencia babiana, esa que embriaga con cada bocanada, con cada paso de una tierra que fue creada para despertar los sentidos.

'Estás en Babia'

Una joya aún por descubrir. Y precisamente con ese objetivo nació ‘Estás en Babia’, una asociación que aglutina a más del 50% de alojamientos y diferentes establecimientos y que nació con el objetivo de contribuir y atender la promoción y gestión de sus asociados así como de de la conservación y defensa del paisaje y de la arquitectura, la pureza, salubridad y belleza del medio ambiente.

Todo ello, procurando siempre la exaltación de los particulares valores turísticos de Babia, una comarca que busca impulsar su proyecto nacional e internacional porque «aunque muchos piensen que están en Babia, en Babia sólo se está si se acercan hasta aquí».

Porque estar en Babia, según recuerdan desde la asociación, es vivir una experiencia única a través de su entorno natural y sus costumbres y tradiciones; es desconectar, es sentir en primera persona la sensación de libertad.

Temas

León

Fotos

Vídeos