La CHD no descarta sondeos de urgencia para garantizar el consumo de agua en León

Estado actual del pantano de Barrios de Luna, en mínimos históricos. /
Estado actual del pantano de Barrios de Luna, en mínimos históricos.

La Confederación Hidrográfica del Duero recuerda que si no llueve ni nieva en un plazo máximo de dos o tres meses, se agotarían las reservas en la provincia de León y remarca el «complicado» horizonte de Astorga

A. CUBILLAS-LEONOTICIAS

El pantano de Barrios de Luna parece desaparecer por segundos. Mires donde mires resulta casi imposible ver una sola gota de agua. Son los efectos de la sequía, como nunca antes se había vivido en la provincia de León que ha encadenado el invierno, el verano y, ahora también, el otoño más seco que se recuerdan en décadas.

Octubre pone punto y final con temperaturas más frías pero sin una gota de agua. En la actualidad, Barrios de Luna se encuentra al 4% de su capacidad con 12,50 hectómetros embalsados a pesar de tener una capacidad para 308. Supone el registro más bajo de la historia frente a los 17 hectómetros y los 22 a los que se redujo en 1995 y 2012, los años hidráulicamente más secos en la Cuenca del Duero.

Una sequía que se extiende, sin excepción, al resto de pantanos de la provincia aunque el del Luna es que presenta la situación más alarmante. Así Riaño se encuentra en la actualidad al 12,8% de su capacidad, con 83 hectómetros cúbicos embalsados, mientras que el de Porma está al 15% y Villameca al 11,6%.

Una situación que preocupa y mucho. No solo en el campo, donde ya han advertido de que la falta de lluvias provocaría una reconversión del sector y la transformación en la próxima campaña los cultivos de regadío en secano, lo que supondría reducir la producción de León a los cereales y el girasol y la supresión del maíz, la alubia, la patata y los forrajes.

Una posibilidad más que probable si se mantiene la dinámica meteorológica en lo que resta de otoño. Así lo advierte Matías Llorente, secretario provincial de Ugal-UPA, que no oculta su pesimismo después de que las pérdidas actuales ya superan el 50% en las zonas de regadío.

Astorga, la situación más alarmante

La preocupación por la falta de lluvias se empieza a sentir también en los núcleos urbanos donde se han tenido que extremar las medidas de ahorro de agua. Así por ejemplo, la CHD ha instado al Ayuntamiento de León que priorice el agua que llega del Porma a través de la depuradora.

Asimismo, ha instado a los municipios de más de 20.000 habitantes a contar con planes de sequía ante la acuciante falta de agua. Testigo que ya ha recogido, entre otros, el consistorio de la capital leonesa.

Complicado es el horizonte de Astorga. Así lo remarcan desde a Confederación Hidrográfica del Duero que recuerdan que actualmente tiene garantizado su suministro de agua para el consumo humano con el desembalse mínimo del caudal ecológico del río Tuerto y Villameca.

Sin embargo, desde el organismo no barajan la posibilidad de acometer perforaciones de urgencias en búsqueda de aguas subterráneas en el entorno de la capital maragata si se mantiene la tendencia climatológica actual. «Es excepcional pero es una actuación que contempla la normativa», remarcan desde el organismo.

Los registros más bajos de la historia del embalse de Barrios de Luna datan de los años 1995 y 2012, cuando se rejudo a 17 y 22 hectómetros cúbicos frente a los 12 que tiene en la actualidad

En cualquier caso lanzan un mensaje de tranquilidad dado que «hoy por hoy el consumo de agua» está garantizado en el conjunto de la provincia. Aunque para ello, según remarcan desde el organismo, será necesario ajustar los caudales ecológicos de las reservas hidráulicas. «La prioridad es garantizar siempre el consumo humano».

La CHD, abierta a cualquier escenario

No obstante, desde la CHD no ocultan su preocupación y advierten de las graves consecuencias y los problemas de suministros que provocaría que ni la lluvia ni las nevadas dejasen huella en León en un plazo máximo de dos a tres meses, periodo en el que se agotarían las reservas.

La CHD remarca el «complicado» horizonte de Astorga y contempla la posibilidad de realizar perforaciones de urgencias para garantizar agua para el consumo humano

«Encima de la mesa tenemos todos los escenarios posibles que se puedan dar en ese periodo siendo conscientes de que Astorga es la que en la actualidad presenta la situación más preocupante», remarcan desde la CHD.

Mientras, este pantano, el de Barrios de Luna al igual que el de otros puntos de la provincia, se ha convertido en escenario de numerosas fotografías y también del reencuentro con un pasado que ya no ocultan las aguas.

Fotos

Vídeos