La central de Compostilla fue en 2016 la instalación más contaminante de Castilla y León

La central térmica de Compostilla en una imagen de la web de Endesa./
La central térmica de Compostilla en una imagen de la web de Endesa.

En la comunidad se emitieron 9,83 millones de toneladas de CO2, la central fue responsable del 31,6% de ellas

ELBIERZONOTICIASPonferrada

La central térmica de Compostilla II (Endesa), en Cubillos del Sil, fue en 2016 la instalación que emitió más CO2 de toda Castilla y León. En concreto fueron 3.111.028 toneladas, del total de 9.835.908 registradas en toda la comunidad, lo que supone un 31,62%, según recoge el informe sobre las emisiones de gases de efecto invernadero de grandes empresas en España elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad (OS) con datos procedentes del Registro Nacional de Emisiones (RENADE).

Las siguientes en el ranking son la central de La Robla (Gas Natural), con 1.527.964 toneladas (15,53%), la térmica de Anllares (Gas Natural), en Páramo del Sil, con 1.059.030 (10,77%) y el grupo 1 de la central térmica Velilla del Río Carrión (Iberdrola) en Palencia con 962.377 toneladas (9,78%). En todas ellas destaca la generación energética con carbón, que representa un alto porcentaje del total de emisiones de fuente fija de Castilla y León.

Le sigue en importancia la fabricación de cemento con Cementos Tudela Veguin de La Robla, que registró en 2016 696.429 toneladas (7,08%), Cementos Cosmos, en Toral de los Vados, con 520.133 toneladas (5,29%) y Cementos Portland Valderribas, en Venta de Baños (Palencia), con 272.472 (2,77%). Y por último destacan las industrias relacionadas con grandes procesos de combustión.

Con todo ello, Endesa, Gas Natural-Fenosa e Iberdrola son responsables del 66,94% del total de emisiones fijas regionales, mientras que las cementeras emiten el 14,14% del total. Un conjunto de empresas con emisiones individuales superiores a las 100.000 toneladas, acumulan el 89,80% de las emisiones fijas de Castilla y León.

A nivel nacional

De este modo, en total en el año 2016 en Castilla y León se emitieron 9,83 millones de toneladas de CO2 equivalente que representan el 7,96% del total del país de fuentes fijas, convirtiéndola en la quinta comunidad de España con mayores emisiones, solo superada por Andalucía, Asturias, Galicia y Cataluña.

Según el informe, las emisiones de los sectores fijos se concentran en un núcleo de diez empresas que llegan a emitir el 66,6% del total emitido de CO2 de las fuentes fijas incluidas en el Registro Nacional de Emisiones (RENADE), o lo que es lo mismo, 86,2 millones de toneladas. Las emisiones fijas representan el 37,5% del total de las emisiones del país.

Endesa, Gas Natural, Repsol, EDP, Arcelormittal, Cepsa, Iberdrola, Viesgo, Cementos Portland y Cemex emiten el 25% de todo lo emitido en España. Tan solo una empresa, Endesa emite casi el 9% (8,7%) de todas las emisiones del país y concentra la cuarta parte de todo lo emitido por los sectores fijos. En el ranking de los grandes emisores le siguen Gas Natural Fenosa y Repsol, lo que viene a suponer más de un 3 % aproximado cada una del total emitido en el país. Las cinco grandes empresas energéticas suponen un 44% de las emisiones fijas y un 16% del total de las emisiones del país.

Además, el informe elaborado por el OS recoge que el carbón supone 36 millones de toneladas equivalentes de CO2, correspondiendo 10 millones de toneladas a la generación de ciclos combinados y otros 10 a la generación extrapeninsular. Asimismo apunta que la cotización del precio de la tonelada de carbón emitida, es decir, el precio por emitir CO2, sigue muy baja con precios en torno a los 4,6 euros (media 2017), precio muy inferior al del momento de inicio del mercado de carbono (del orden de 25 euros/tonelada), y que los instrumentos de mercado no han servido para reducir las emisiones. Si bien en septiembre y octubre se ha visto un aumento hasta los 7 euros.

Si bien el año 2015, que coincidió con las firma del Acuerdo de París de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, supuso un repunte del 3,3%, en el año 2016 se produjo una reducción de las mismas de un 3%. Las estimaciones del 2017 apuntan a que, otra vez, han vuelto a aumentar fuertemente las emisiones de las empresas energéticas, entre otras razones por la sequía.

Fotos

Vídeos