310 casos de consumo de alcohol por menores en la calle en León

Presentación del balance del grupo de menores.
Presentación del balance del grupo de menores. / NOELIA BRANDÓN

Preocupan especialmente las niñas leonesas, que comienzan a consumir alcohol a una edad de 12 a 14 años | El Grupo Paidos considera que la «clave» está en «la concienciación a los padres»

N. BARRIOS-LEONOTICIASLeón

Delante, a los lados y detrás. La vigilancia es continua y siempre, pase lo que pase, se hace de paisano. La Policía Local de León ha presentado el balance del primer semestre del Grupo de Menores, conocido como Grupo Paidos. Siendo una sección «de referencia a nivel nacional», como señalaba el concejal de Seguridad, Fernando Salguero, el Grupo Paidos es «un instrumento extraordinariamente próximo para la protección de los menores».

Entre los cometidos del grupo se encuentra el «estar al lado de los menores, observando sus comportamientos». Pero, realmente, su trabajo va más allá, extendiendo sus ramas incluso «al tratamiento de la violencia contra la mujer».

Uno de los éxitos del grupo Paidos está en su colaboración «estrecha y continua» con los juzgados, la Consejería de Familia de la Junta de Castilla y León y la Concejalía de Bienestar Social, lo que le ha valido para estar presente en el Comisionado Regional contra la Droga.

El Grupo de Menores llevó a cabo el pasado año un total de 14.253 actuaciones, entre las que se incluyen más de 6.000 vigilancias -de las que 663 fueron en centros escolares-, 3.418 identificaciones, 733 investigaciones, 15 servicios humanitarios y 87 relacionadas con absentismo escolar.

En los seis primeros meses de 2017 el Grupo ha llevado a cabo 2.647 vigilancias, 304 de ellas en centros educativos, ha actuado en 54 casos de absentismo escolar, ha llevado a cabo 70 servicios humanitarios y formalizado 16 denuncias por consumo de alcohol. Igualmente, sumó 102 casos de consumo de alcohol y drogas en la vía pública.

En contacto directo con centros escolares y asociaciones de padres y en colaboración permanente con la Junta y la administración de Justicia, los integrantes de Paidós protagonizaron intervenciones de diversa índole que abarcan desde casos de agresión sexual a menores hasta hurtos, inspecciones, agresiones o acoso en centro educativos, tráfico de drogas, violencia en el ámbito familiar o localización de personas fugadas.

En esta ocasión, Editorial Mic y Hergadi Gama han trabajado junto con el grupo para desarrollar la memoria y la guía para la convivencia.

Preocupan las niñas

En lo que atañe a los más jóvenes, lo relacionado con el alcohol supone una de las líneas de actuación permanentes del Grupo, con un control del consumo que ha llevado, sino a que desaparezcan los botellones, al menos, según Santiago Llamazares, «a que si los hacen sea muy, muy escondidos». También se vigila de forma habitual la venta de bebidas a menores en tiendas y supermercados.

El responsable de Paidós destacó como problema reseñable el inicio del consumo de alcohol en niñas de 12 a 14 años, que en el caso de los niños es de 13 a 15. En lo que se refiere a los estupefacientes la edad se eleva dos años en ambos sexos.

La labor divulgativa de determinadas cuestiones y las charlas en centros escolares son otras de las iniciativas que desarrollan. En 2016, un total de 1.617 alumnos y 643 padres asistieron a esas sesiones.

Una de las medidas que según la Policía Local resulta más eficiente para evitar las repetición de determinadas acciones y comportamientos es informar a los padres de los hechos protagonizados por sus hijos y comunicárselos de forma inmediata para que se hagan cargo de ellos. El ejemplo para los hermanos, vecinos o compañeros, aseguran, surte efecto.

Fotos

Vídeos