El jurado ve 'culpable' al único acusado de asesinato en el 'crimen del Húmedo', que seguirá en libertad

video

Imagen del principal acusado, momentos antes de conocer el veredicto del jurado. / I. Santos

  • El jurado entiende por siete votos a favor y dos en contra que José Ignacio ‘el bicho’ apuñaló de muerte a Raúl Pérez ‘el zorro’ en la madrugada del 28 de octubre de 2012 y que Sergio ‘el pinocho’ actuó como encubridor

  • El acusado, que se enfrenta a penas de hasta 20 años, seguirá en libertad hasta sentencia firme mientras que su letrado ya ha anunciado el recurso ante el TSJ

Para el jurado popular no ha habido dudas. Los dos acusados por el denominado 'crimen del Humedo' han sido declarados culpables de la muerte de Raúl Pérez Fernández tras ser apuñalado en el casco histórico de la ciudad.

El jurado considera por mayoría de 7 a 2 que José Ignacio T.L. 'El Bicho' fue el autor material de la muerte de Raúl Pérez Fernández en la madrugada del 28 de noviembre de 2012 mientras que se considera a Sergio M.I., 'Pinocho', culpable de encubrimiento.

Un veredicto que no derivará en el ingreso en prisión del autor material del crimen. El juez ha desestimado la petición de Fiscalía y acusación particular, que a vista de la decisión del jurado solicitaron prisión condicional sin fianza y comunicada para José Ignacio, y ha determinado mantener que José Ignacio continúe en libertad condicional.

A pesar de reconocer que el riesgo de fuga se ha visto incrementado, el magistrado-presidente entiende que José Ignacio ha venido cumpliendo sin incidencias sus obligaciones desde que el 7 de mayo de 2013 la Audiencia Provincial estimase en un auto su solicitud de libertad.

Una decisión que el juez ha basado, entre otros, en el auto del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León del 18 de julio del 2016 por el que se acordó la libertad provisional de Raquel Gago, condenada por el crimen de la presidenta de la Diputación. De esta forma, José Ignacio se mantendrá en libertad hasta que se dicte sentencia firme.

Dudas «razonables»

En este sentido, su letrado ya ha asegurado que presentará recurso ante el TSJ, al entender la existencia de varias pruebas que “carecen de credibilidad”. Entre ellas, la declaración del testigo protegido que reconocía en rueda de reconocimiento a José Ignacio pero que, según remarca el letrado Andrés Cristóbal Abadie, tuvo dudas desde el principio y su declaración no fue ratificada en el acto plenario.

Muestra de ello, continuó, es que dos de los nueve miembros del jurado no se han adherido al veredicto de culpabilidad, creando una “duda razonable para que el TSJ modifique aspectos fáticos de la sentencia. “Normalmente en un procedimiento de este tipo los hechos probados son por unanimidad. Sin embargo, aquí dos miembros de los jurados han tenido series dudas y eso apoya la tesis que hemos defendido, la inocencia de Jose Ignacio”.

Por último, se ha mostrado satisfecho de que el juez mantenga la condición de libertad de su cliente que, según puntualizó, desde el primer día que salió de la prisión ha cumplido “religiosamente” con todos los llamamientos judiciales. “Y así va a seguir siendo. Es una persona del todo inocente, que ha defendido su inocencia al igual que nosotros y con eso lucharemos y seguiremos”.

Solicitud de penas

Atendiendo al veredicto del jurado popular, la Fiscalía ha mantenido la petición de 18 años de prisión para José Ignacio y el pago de una indemnización de 125.000 euros para los padres de Raúl Pérez y 25.000 euros para cada una de sus hermanas.

Pena que eleva hasta los 20 años la acusación particular, que además solicita una indemnización de 120.000 euros para cada uno de los padres de la víctima y 60.000 para cada hermana.

José Ignacio junto al acusado por encubrimiento tras un cristal.

José Ignacio junto al acusado por encubrimiento tras un cristal. / Campillo

Por su parte, la defensa solicita la pena mínima por un delito de asesinato, establecido en 15 años, entendiendo que no existe ninguna circunstancia que agrave la imposición de la pena. Eso sí, ha remarcado que existe un recurso de “vital importancia” ante el TSJ que podría “variar los hechos probados”.

En cuanto Sergio M.I., tanto Fiscalía como acusación particular han coincidido en solicitar tres años de prisión. Pena que ha rebajado su defensa hasta el mínimo de año y medio. Será en los próximos días, cuando el juez dé a conocer la sentencia ante la que cabe recurso.

Probado

El tribunal consideró probado por mayoría (7-2) que el acusado apuñaló a la víctima, que en ese momento mantenía una pelea con un primo suyo, a la altura del abdomen y que éste caminó solo unos metros hasta caer desplomado en la calle Ancha, donde fue atendido por los servicios médicos antes de ser trasladado al Hospital, donde falleció por sufrir una herida mortal de necesidad.

También consideraron que el ataque se produjo de forma súbita y sin que Raúl tuviera posibilidad alguna de defensa, lo que está vinculado a la consideración de asesinato, y que el agresor era plenamente consciente de lo que hacía.

Por su parte, también encontraron probado que Sergio ayudó a José Ignacio a huir y ocultarse, primero en Galicia y luego en Bilbao, hasta que semanas después de los hechos y cuando se habían producido dos detenciones por el caso, compareció en Comisaría.