Incendio de Bouzas.
Incendio de Bouzas. / César Sánchez

El colectivo Tyto Alba denuncia al ganadero al que consideran autor del incendio de Bouzas

  • Reclaman que la Junta de Castilla y León le impida, al menos, pastar en las zonas quemadas, como ha hecho hasta ahora

El colectivo Tyto Alba, en la persona de su presidente, formalizó en las últimas horas en la Comisaría de Ponferrada una denuncia contra el ganadero al que consideran responsable del incendio declarado el pasado miércoles en la localidad de Bouzas, sobre el que recaen las sospechas que otras personas, como pedáneos y vecinos de la zona, comparten.

Finalmente, sólo Miguel Ángel Gallego suscribió esa denuncia sobre la que reconoce no ser demasiado optimista. «Hay que dar un paso más, porque si no vamos a estar así toda la vida. Nos tiene rodeados de fuegos», lamentó después de confirmar que el colectivo hace un seguimiento desde hace bastantes años a esta persona y que le han visto incluso actuar aunque no haya pruebas que respalden esa acusación.

Aunque ve muy difícil que la denuncia tenga consecuencias directas contundentes sobre el sospechoso, sí cree que la Junta debe, al menos, hacer que se cumpla la ley en lo que atañe a la prohibición de uso de terrenos quemados. «Este señor pasta continuamente sobre terrenos que él mismo ha quemado y nadie le quita el ganado», lamentó antes de comentar que el pasado año el pueblo de Bouzas estuvo a punto de sufrir las consecuencias de uno de esos fuegos presuntamente provocados.

«Que ni una cabeza paste en los montes de utilidad pública, que lo haga en fincas particulares o las tenga estabuladas. Ha quemado sobre quemado», subrayó sobre el ganado vacuno del sospechoso. «Queda muy bien decir que se denuncie pero a la Junta este desastre ya se le había anunciado» remarcó sobre los continuos mensajes que se lanzan para que los vecinos delaten a los pirómanos. «Nos venden aviones y tiritas pero no la prevención», añadió antes de reiterar su queja por «el desastre ambiental y la impunidad».

«Mucha voz, mucha emoción espontánea pero hay que reaccionar y esperar la reacción del aludido», dijo sobre el hecho de que nadie más se haya atrevido a suscribir una denuncia que -está convencido- precede a alguna represalia. Como está convencido de que habrá consecuencias, vigilarán con más intensidad la zona. Mientras, el ganadero denunciado tiene abiertos algunos expedientes por incidentes anteriores, con sanciones «pírricas económicamente».