La comunidad educativa leonesa llama a la unidad para revertir siete años de retrocesos

video

Imagen de los carteles para la huelga del 9-M. / N. Brandón

  • Profesores, alumnos, sindicatos y padres convocan una huelga el próximo 9 de marzo para derogar la Lomce, constituir un pacto estatal educativo que sea evolutivo y derogar las reformas y recortes

Entendiendo la unidad como la única vía para poner fin a los “abusivos” recortes, sindicatos, padres y alumnos han animado este jueves a toda la comunidad educativa a sumarse a la convocatoria de huelga del próximo 9 de marzo en defensa de una educación pública y de calidad.

Una huelga necesaria tras siete años de retrocesos que han mandado al sistema educativo a dos décadas atrás, no sólo desde el punto de ideológica sino también económica, que se han traducido en la pérdida de unos 3.000 profesores en Castilla y León y el consecuente incremento de carga laboral así como el incremento de los ratios.

Siete años en los que, según denunciaron, se han visto recudido a la mínima expresión la inversión en infraestructuras y los apoyos educativos hasta el punto, según advirtió Juan Miguel Alonso (CGT) de que la inversión educativa ha pasado de representar el 4,9% del PIB al 4,1%.

Momento clave

Menos oferta de empleo público, menos recursos, menos formación permanente y peores condiciones sociolaborales son solo algunas de las razones que se esgrimieron este jueves para sumarse a una jornada de huelga para intentar revertir todas las medidas de racionalización y derogar la Lomce ahora que el PP ya no gobierno con mayoría absoluta.

“Estamos en el momento idóneo para seguir avanzando”, remarcó Jesús López Iglesias (UGT), que además incidió en la necesidad de la firma de un gran pacto de estado por la Educación en la que toda la comunidad educativa sea partícipe en sus negociaciones.

Recortes que no sólo han tenido incidencia en las enseñanzas medias. Las universidades han sido uno de los ámbitos más perjudicados en los últimos años. Por ello, los estudiantes secundarán esta huelga para exigir la eliminación del “elitista” proyecto del 3+2, las “abusivas” tasas, con las terceras más caras de todo el país en Castilla y León, y la implantación de un mapa de titulaciones que amenaza con el cierre de pequeñas licenciaturas.

Unidad de la comunidad educativa

Una jornada en la que también clamarán, según remarcó Pedro Gómez (Frente de Estudiantes), contra la privatización de las enseñanzas que se han traducido en la pérdida de 14.000 alumnos de las universidades públicas de la Comunidad, así como las prácticas no remuneradas.

“Debemos apostar por toda la unidad de la comunidad educativa que no secunda una huelga conjunta desde el 2013. Es un momento histórico para avanzar en la lucha por la unidad y nuestra educación”, remarcó Gómez.

La tercera para de esta convocatoria la conforman los padres que advierten de que la merma en financiación educativa se ha traducido en un mayor desembolso para conseguir “garantizar la misma calidad de medidas”. Así lo señaló Arsenio Martínez (Felampa), que exigió una educación educativa “digna” para sus hijos a la par que reivindicó una ley educativa evolutiva en el tiempo y no a cuatro años.