La Policía asegura que los Larralde daban «palos de ciego» en una investigación «extrajudicial»

video

La Policía Nacional, a la entrada de la Audiencia este miércoles.

  • La familia de la víctima avanzó el día 16 de septiembre la posible vinculación de José Ramón Vega con la desaparición de Roberto «por un tema de colonias» para el que habían quedado

La decimocuarta sesión del juicio por el asesinato de Roberto Larralde se ha iniciado con la declaración de dos policías nacionales que acudieron a la inspección ocular del Land Rover Freelander que se encontraba aparcado en la gasolinera de Puente Castro y pertenecía a José Ramón Vega, presunto asesino de la víctima.

Los agentes llegaron a este lugar guiados por la familia Larralde, que se encontraban custodiando este vehículo y aseguraban que contenía un arma que no apareció.

En ese momento, los allegados a Roberto Larralde ya informaron a la policía de la posible vinculación de José Ramón Vega con la desaparición de su familiar. «Ellos hablaban de unas colonias y comentaron que Ramón y Roberto habían quedado para lo de las colonias».

En el lugar donde se encontraba estacionado el coche también estaba Miriam Caballero, la cual quiso ampliar su declaración una vez que llegaron los agentes y ésta se dirigió a comisaría para hacerlo.

Los familiares de Roberto Larralde indicaron que una retroexcavadora, aparcada en un terreno de ‘El Peseto’, podía estar involucrada en los hechos y en el fatal desenlace. «Nos sorprendió que sabían más que nosotros», ha declarado uno de los agentes, que han asegurado que éstos llevaban una investigación paralela a la de la policía aunque iban dando «palos de ciego» y abriendo hipótesis sobre lo ocurrido.

La sesión se reanudará con las declaraciones de los bomberos, un policía nacional y las testificales de gente cercana a la acusada Miriam Caballero.