La defensa del asesino confeso de Denise Pikka intenta in extremis anular el caso a un mes del juicio

El presunto asesino de Denise Pikka.
El presunto asesino de Denise Pikka.
  • Fiscalía y acusación particular remarcan que la detención no fue «caprichosa», enumeran los numerosos indicios que apuntan a su culpabilidad y piden al TSJCyL que desestimen el recurso y confirmen el auto de la Audiencia Provincial de León

El ‘caso Denise Pikka’ llega al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y lo hace con un nuevo enfrentamiento de las partes. Por un lado, la defensa del único acusado, empeñado en anular la actuación y sobreseer la causa. Por el otro, la Fiscalía y la acusación particular apelando a la legalidad de las pruebas que incriminan directamente a Miguel Ángel Múñoz como autor del crimen de la peregrina estadounidense.

A un mes vista de que la celebración del juicio en la Audiencia Provincial de León, el letrado Vicente Prieto ha vuelto a incidir en que la detención de su cliente fue ilegal, fruto e la presión mediática. Es más, remarcó que fue “arbitraria” dado que en aquel momento no existía ningún indicio sobre su presunta culpabilidad.

Argumento que han rechazado fiscal y acusación que negaron con rotundidad que la detención fuese “caprichosa” sino fruto de los numerosos indicios que llevaron a la investigación hasta Miguel Ángel.

Su misteriosa desaparición, la reforma de su vivienda con el pintado de las paredes, el destrozo del inodoro, el cambio de los dólares en una oficina de Astorga o los ataques previos sufridos por otras peregrinas en el entorno de la vivienda son, según remarcó el letrado de la acusación particular Fernando Santocildes, fueron determinantes para la detención del acusado.

«Detalles solo conocidos por el asesino»

A ello se suma, continuó, la confesión “detallada y minuciosa” que sirvió no solo para descubrir dónde estaba el cadáver sino el lugar previo donde había enterrado a la peregrina. Es más, Santocildes remarcó que el detalle con el que se realizó la reconstrucción solo es posible de boca del autor del crimen. “Pruebas que refuerzan la culpabilidad de Miguel Ángel Múñoz”.

Además, tanto fiscal como acusación, recordaron que la defensa nunca recurrió el auto de prisión provisional a pesar de entender que no existían indicioso para su detención.

Precisamente en este punto, el acusado de la defensa ha remarcado la existencia de la vulneración del derecho de defensa letradadado que durante la inspección ocular y la reconstrucción su cliente no contó con la asistencia de un letrado.

En este punto, Fernando Santocildes, letrado de la acusación, recordó que conforme a la ley la presencia del letrado no es perceptiva en determinadas diligencias, como por ejemplo en la diligencia en torno al hallazgo de una uña en la pareja en el que apareció el cuerpo sin vida de la peregrina. Por todo ello, han solicitado a la Sala que desestimen el recurso y se confirme el auto del magistrado presidente de la Audiencia Provincial de León.

Será en los próximos días cuando el TSJCyL emite un auto que determinará la celebración del juicio que está fijado para el 13 de marzo. Según ha podido saber este diario, será el próximo día 24 de febrero cuando se celebre el acto de las excusas del jurado.

El brutal crimen

Fue el 4 de abril de 2015 cuando Denise Pikka Thiem, de origen chino-americano y de 41 años, envió un correo electrónico a familia en el que relataba su intención de acudir a misa en Astorga antes de reanudar su ruta hacia El Ganso un día más tarde, nadie volvió a saber nada de ella.

Denise estaba en paro y decidió emplear sus ahorros para viajar por medio mundo. A mediados de diciembre dejó su casa de Phoenix (Arizona) y comenzó un largo periplo. Visitó diferentes lugares como Manila, Camboya, Singapur y Francia.

París fue su último destino antes de viajar a España con la única idea de hacer el Camino de Santiago, que inició sola en Pamplona el 6 de marzo, hasta que tuvo la mala fortuna de cruzarse en el camino con Miguel Ángel Muñoz, un conocido de la Policía fichado por hostigar a las peregrinas y por robar mochilas al descuido.

Finalmente, el día 11 de septiembre, y tras un despliegue policial sin precedentes en la zona de Castrillo de los Polvazares, la Policía Nacional detuvo a Miguel Ángel Muñoz, que en principio fue descartado por los investigadores por no encajar con el perfil de un posible asesino. Sin embargo, la Policía fue reuniendo pruebas concluyentes, especialmente las aportadas por las cámaras de seguridad de una entidad bancaria en la que el asesino intentó cambiar mil dólares a los pocos meses días de la desaparición de la peregrina.