Fomento recurre a Europa para dotar a las líneas del AVE de León a Asturias y Madrid del sistema que le permitirá ‘volar’ a 300 kilómetros por hora

Un maquinista, en el interior de la cabina del AVE.
Un maquinista, en el interior de la cabina del AVE.
  • El Ministerio acude al mecanismo ‘Conectar Europa’ con un proyecto de 47 millones en el que se descata el proyecto de la plataforma intermodal de León y prioriza las obras ferroviarias o viarias de los grandes ejes logísticos que permitan cerrar la malla que extiende el Corredor Atlántico

El Ministerio de Fomento recurre al Mecanismo ‘Conectar Europa’ (CEF) para financiar la instalación del sistema de seguridad y frenado en las nuevas líneas del alta velocidad de Castilla y León, que permitirán al AVE alcanzar velocidades de 300 kilómetros por hora. Se trata de un proyecto de casi 47 millones de euros, que espera lograr una ayuda del 50 por ciento, para dotar del ERTMS (European Rail Traffic Management System) a los nuevos corredores hacia Palencia, León y Zamora, así como a la Variante de Pajares.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que coordina esta actuación, espera captar 23,3 millones de euros de ‘Conectar Europa’, tanto para el proyecto de esta instalación, como para las obras, que en algunos casos se encuentran ya en marcha y avanzadas. Los trabajos se desarrollarán mayoritariamente en Castilla y León, aunque incluyen también tramos de las líneas del AVE a Galicia, como el Eje Atlántico, y el Principado de Asturias.

El departamento de Íñigo de la Serna confía en que Europa conceda a España la subvención para el proyecto que prevé extender el ERTMS, el sistema de mando y control de trenes, adoptado por la Unión Europea, a las nuevas líneas que ya están servicio en Castilla y León o que se pongan en servicio en los próximos meses, si bien el plazo de la Variante de Pajares se desconoce tras los últimos fallos en el sistema de ventilación y los derrumbes de la ladera asturiana de Campomanes.

Éste será el principal proyecto con el que Castilla y León competirá en esta tercera convocatoria de ‘Conectar Europa’, dotada con 840 millones, que se dirige a finalizar los grandes ejes y a reducir los ‘cuellos de botella’ para mejorar la circulación de las mercancías por el continente. Una vez cerrado el plazo de presentación de las solicitudes esta semana, la Comisión Europea comienza a estudiar la documentación remitida con el objetivo de emitir una resolución en el mes de julio.

También, Fomento ha incluido entre los 47 proyectos solicitados por España, que supondrán una inversión superior a los 500 millones, la conexión viaria de la Autovía de Castilla (A-62) con la red portuguesa de la IP-5 en Fuentes de Oñoro (Salamanca). Los trabajos de estos cinco kilómetros, que comenzaron a principios de 2015, debían terminar a mediados de este año, tras ejecutarse una inversión total de 19,68 millones. Además, el Ministerio ha presentado soluciones de integración de los nodos en los corredores de la Red Transeuropea de Transportes (RTE-T) y sistemas inteligentes de transporte en carretera, como los sistemas cooperativos entre vehículos e infraestructura.

Logística

Por otra parte, el Ministerio, que tiene que validar los proyectos para que sean aceptados por Bruselas, dio luz verde a la actuación, impulsada por el Ayuntamiento de Valladolid, para desarrollar una nueva terminal intermodal en materia agroalimentaria en la ciudad. El Consistorio pide a Europa 800.000 euros, dentro del capítulo de Nudos Urbanos, para elaborar el estudio, que tiene un presupuesto total de 1,55 millones.

De esta forma, los proyectos de Burgos, Salamanca y el previsto en León tendrá que esperar a 2018 para recibir financiación europea que permita financiar las obras previstas. En esta oleada, ‘Conectar Europa’ solo prevé 40 millones para nudos logísticos de última milla y prioriza las obras ferroviarias o viarias de los grandes ejes logísticos que permitan cerrar la malla que extiende el Corredor Atlántico sobre la península Ibérica y el centro de Europa.

La Comisión Europea considera que las plataformas logísticas intermodales deben desarrollarse por la iniciativa privada o pública, pero en respuesta a la demanda del mercado. Por ello, solo prevé fondos para los países que pueden participar en el Fondo de Cohesión, algo que beneficia a estados como Portugal, pero no a España. Además, Castilla y León no cuenta con proyectos de nudos de última milla, áreas de intercambio para la distribución de mercancías en el entorno, que contarán para todo el continente con 40 millones.

Mecanismo

Los 47 proyectos de España movilizarán más de 500 millones de euros, para los que el país pide una subvención del 44 por ciento. El presupuesto disponible para toda Europa en esta convocatoria CEF asciende a 840 millones y se destina a proyectos que aumenten la eficiencia y sostenibilidad del transporte, fomenten la intermodalidad, accesibilidad e interoperabilidad, y garanticen la continuidad de la Red Transeuropea de Transporte, fundamentalmente en las secciones transfronterizas.

La dotación para el desarrollo de la RTE-T asciende a 22.400 millones de euros en el periodo 2014-2020. La partida prevista para las convocatorias generales a las que tiene acceso España asciende a 13.000 millones de euros. Entre las convocatorias de 2014 y 2015, a España le fueron asignados un total de 915 millones de euros, de los 9.300 repartidos entre todos los miembros de la Unión Europea.

Estas ayudas se otorgan en competencia entre las diferentes solicitudes concurrentes. Pueden participar instituciones o empresas establecidas en cualquiera de los países de la Unión Europea, bien de manera individual o en grupo, así como determinadas organizaciones internacionales relacionadas con el sector de las infraestructuras y el transporte.