Blázquez pide perdón a las víctimas de los abusos sexuales en el seminario de La Bañeza

El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, presenta el libro Memoria y Gratitud.
El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, presenta el libro Memoria y Gratitud.
  • El presidente de la Conferencia Episcopal Española aboga porque «se proceda siempre con ayuda y colaboración con las autoridades para que se clarifique todo»

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal y arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, ha pedido perdón a las víctimas del expárroco de Tábara (Zamora) José Manuel Ramos, que apartado de su cargo por cometer abusos sexuales durante su etapa como profesor en el Seminario Menor de La Bañeza.

Bláquez, que hizo estas declaraciones momentos antes de presentar el libro 'Memoria y gratitud' para celebrar el 50 aniversario de su ordenación, también expresó que “pediría que acompañemos al sacerdote para que pueda superar esta situación oscura de su vida”.

Aseveró también el cardenal arzobispo que en estos casos es preciso que “estemos cerca de las familias de las víctimas” y abogó por que “se proceda siempre con ayuda y colaboración con las autoridades para que se clarifique todo”.

Ricardo Blázquez recordó que el obispo de Astorga se encargó de este asunto y aplicó el protocolo previsto por la institución en estos casos. Cabe recordar, en este sentido, que este Obispado apartó de su labor pastoral al expárroco de Tábara (Zamora) José Manuel Ramos tras abrir una investigación, por orden de la Santa Sede, y observar que habría cometido abusos sexuales, al menos a dos hermanos gemelos de 14 años, durante el curso 1988-1989, cuando era profesor en el seminario de La Bañeza (León).

El sacerdote, cura de varias parroquias de la comarca zamorana durante 26 años, permanece apartado desde el 1 de julio de 2016, cuando un decreto firmado por el obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, acordó la “privación del oficio de párroco durante un periodo no inferior a un año, en el que tendrá un seguimiento tutelado por un sacerdote, realizará ejercicios espirituales de mes y desarrollará labores asistenciales a favor de los sacerdotes ancianos e impedidos, así como otras tareas caritativas”.

El obispo de la Diócesis de Astorga, en el cargo desde el 19 de diciembre de 2015, heredó este caso, del que le informaron puntualmente tanto su predecesor, Camilo Lorenzo Iglesias, como “los sacerdotes de la curia diocesana que han intervenido en el desarrollo del procedimiento”, añade el rotativo.

El de José Manuel Ramos Gordón es el primer caso de pederastia verificado, reconocido y castigado por la Iglesia católica -a través de la Santa Sede- que trasciende en Castilla y León. La acusación fue admitida por el propio religioso durante el proceso canónico penal abierto por El Vaticano y que ha instruido el Obispado de Astorga.

El prelado ha recordado que el obispo de Astorga ha tomado cartas en el asunto mediante la aplicación de los protocolos establecidos al efecto, de forma que el religioso, natural de La Bañeza y párroco de Tábara (Zamora) y de otros municipios cercanos durante 26 años, desde 1990, se encuentra apartado de sus funciones desde el 1 de julio de 2016, tras ser objeto de investigación y posterior castigo tras una denuncia de abusos sexuales hacia, al menos, dos hermanos gemelos de 14 años que en 1989 cursaban sus estudios en el seminario bañezano donde él ejercía de docente