Una testigo clave incrimina de forma directa a la mujer de Roberto Larralde en su muerte

video

Miriam Caballero, a su llegada a la Audiencia Provincial.

  • Maria del Mar, la mujer que acompañó a Julio López y Miriam Caballero a Madrid, asegura que durante el trayecto él le dijo a su pareja «tranquila, ya está hecho» mientras le tocaba la pierna

Miriam Caballero, la mujer de Roberto Larralde, estaba al tanto del plan para acabar con su marido, participaba del mismo y sintió alivio al conocer su muerte.

Esa es al menos la conclusión que se puede extraer del testominio de Maria del Mar, testigo considerada clave en este caso y la mujer que acompañó a Miriam Caballero y su amante a Madrid en un desplazamiento que tendría como objetivo dar 'cobertura' a su coartada frente al crimen.

Durante su declaración la testigo ha advertido que Miriam le pidió que omitiera que iba Julio «en el mismo día que fui a declararar».

Igualmente ha señalado que las desaveniencias con Miriam llegaron por la muerte de Roberto. «Me siento engañada porque me hace un favor y lo que hace es involucrarme. Me veo una excusa para una coartada», también ha advertido ante el tribunal.

En ese desplazamiento a Madrid ha apuntado un momento clave que, se supone, coincide con la confirmación de la muerte de Larralde: «Tras parar a tomar el café, camino de Madrid, veo una reacción de Julio que tranquiliza a Miriam diciendo 'tranquila, ya está hecho' tocándole la pierna».

A lo largo de su declaración también ha advertido que la mujer de Larralde «se había quejado mil veces de que ya no le quería. Decía que le daba asco y no sabía comó deshacerse de él, pero luego seguía con él».

Esas frases con el paso del tiempo llevaron a la testigo a pensar y relacionarlo todo. «Me siento engañada en cosas que Miriam no ha sido sincera», ha remarcado.

Respecto al fallecido ha asegurado que en su vida cotidiana no era agresivo, y ha puesto como ejemplo el tiempo que pasaba con sus hijos: «Los niños estaban todo el dia detrás de él. Pasaban más rato con él que con Miriam».

Recuerda la testigo que en la tarde del día 13 Miriam va dos veces al bar de María del Mar: "Cogió mi teléfono para llamar y salía y entraba, luego borraba las llamadas (...) Cuando estábamos buscamdo a Roberto, ella siempre decía que se encontraba mal y quería ir a casa. Yo no lo veía normal. Creo que cuando desaparecía se iba con Julio».

Durante el desarrollo del juicio este martes también se ha 'elevado' el grado de implicación de Froilán Álvarez Silvano, el detective privado que según mantiene el fiscal ayudó en la planificación del crimen.

La testigo ha asegurado que meses después del crimen Froilán acudió a una frutería de su hermana.

Allí dejó un pendrive con declaraciones del sumario y la llave del coche de María del Mar, que estaba en poder de Miriam.

En sala se ha pedido que todo ello se incorpore al sumario ya que implica de forma directa al detective en el caso.