La autopsia desvela un disparo y daños en el esternón «mortales de necesidad»

video

Gravera donde se localizó el cuerpo de Roberto Larralde.

  • El cuerpo de Roberto Larralde apareció «muy enterrado, entre ramas y maleza» y por ello se requirió de la ayuda de los bomberos para extraerlo

El agente de la Policía Nacional número 92.191 estuvo presente en la extracción del cuerpo de Roberto Larralde del lugar donde había sido enterrado y en la autopsia realizada en el Instituto Anatómico Forense de León.

Este miembro de la Udev reconoce «la misma implicación» de sus compañeros en este caso que la que se tuvo en el asesinato de Isabel Carrasco.

Sobre la zona donde se encontró el cuerpo sin vida de la víctima reconoció que estaba «muy enterrado, entre ramas y maleza» y por ello necesitaron la ayuda de los bomberos para lograr rescatarlo.

El cuerpo de Roberto Larralde apareció «hinchado y cubierto de tierra» y portaba una esclava de mano, un collar de oro y un colgante. Además, su bolsillo contenía dinero suelto y un llavero con nueve llaves. De él se asomaba un billete de cinco euros.

El fiscal del caso ha dado lectura al auto del forense que recibió el cuerpo del exboxeador para analizar los daños.

«El proyectil entró por el lado posterior izquierdo de la cabeza y cruzó hasta el lado frontal derecho, con una ligera línea ascendente». Su cuerpo también mostraba evidentes daños y arañazos en diferentes partes del cuerpo y en el esternón, éste mortal de necesidad.

El escrito describe dos tatuajes en los antebrazos, con los nombres de sus hijos (Santi y Roberto), y una figura más de un perro.