La Diócesis de Astorga aparta a un párroco por abusos sexuales a dos menores cuando era profesor en 1989 en La Bañeza

Homenaje de la localidad zamorana de Tábara al expárroco José Manuel Ramos Gordón, cuando ya cumplía castigo.
Homenaje de la localidad zamorana de Tábara al expárroco José Manuel Ramos Gordón, cuando ya cumplía castigo. / La Opinión de Zamora
  • El Obispado de Astorga abrió la investigación por orden de la Santa Sede y suspendió al sacerdote un año desde el pasado mes de julio | Presuntamente abusó de dos hermanos gemelos en el Seminario Menor de La Bañeza

Escándalo en la Diócesis de Astorga. El obispo Juan Antonio Menéndez ha apartado de su puesto al sacerdote José Manuel Ramos Gordón, delegado de Patrimonio del Obispado de Astorga, por cometer abusos sexuales a menores, concretamente a dos hermanos gemelos durante el curso de1988-1989 cuando desarrollaba su actividad como profesor en el Seminario Menor de La Bañeza.

Concretamente y según publica este domingo la Opinión de Zamora, el sacerdote, párroco del municipio zamorano de Tábara durante 26 años, permanece apartado desde el pasado 1 de julio de 2016 después de que el obispo de Astorga acordarse días antes, el 6 de mayo, la privación de oficio de párroco durante un periodo no inferior a un año”.

En el escrito además asegura que el párroco “tendrá un seguimiento tutelado por un sacerdote, realizará ejercicios espirituales de mes y desarrollará labores asistenciales a favor de los sacerdotes ancianos e impedidos, así como otras tareas caritativas".

La historia del Seminario Menor de La Bañeza arranca en 1961 cuando el obispo de la Diócesis inauguró el primer curso. Sin embargo, la crisis vocacional obligó a trasladar todas las funciones formativas al de Astorga en 1995, año en el que se cedieron las instalaciones a la organización ‘Mensajeros de la Paz’.

Denuncia de una víctima

El obispo de la Diócesis de Astorga, en el cargo desde el 19 de diciembre de 2015, heredó este caso, del que le informaron puntualmente tanto su predecesor, Camilo Lorenzo Iglesias, como “los sacerdotes de la curia diocesana que han intervenido en el desarrollo del procedimiento”, añade el rotativo.

Concretamente, el proceso arrancó tras la denuncia de uno de los exseminaristas que presuntamente sufrió abusos en una carta que remitió al Papa Francisco en noviembre de 2014 en el que alertaba de los abusos sufridos por el denunciante con él “y algunos más” cuando cursaban octavo de EGB.

El sacerdote a través de un escrito ha manifestado su arrepentimiento mientras que el obispo de Astorga ha remitido un escrito a las víctimas en la que remarca ser consciente de “que nada en este mundo podrá reparar suficientemente el daño causado. Le pido humildemente perdón en nombre de la Iglesia a la que represento y me pongo a su disposición para poder ayudarle a usted y su familia en lo que necesiten”.

Es más, les invita a visitarle en el Obispado de Astorga “donde estaré gustoso de recibirle” a la vez que manifestaba su profundo dolor "por hechos "tan deplorables y que han causado tanto sufrimiento a usted y a otros alumnos de nuestro Seminario Menor".

Primer caso en Castilla y León

El de José Manuel Ramos Gordón es el primer caso de pederastia verificado, reconocido y castigado por la Iglesia católica -a través de la Santa Sede- que trasciende en Castilla y León. La acusación fue admitida por el propio religioso durante el proceso canónico penal abierto por El Vaticano y que ha instruido el Obispado de Astorga.