El Norte de Castilla

Condenado a seis años y seis meses por la violación de una joven con discapacidad mental

  • El condenado participó en una fiesta en un piso y posteriormente llevó a la joven y a una amiga a una finca en la que cometió la violación | La condena impone incomunicación y orden de alejamiento

La Audiencia Provincial de León ha condenado a un hombre a seis años y seis meses de prisión por un delito de violación. Según recoge la sentencia el 30 de julio de 2011 la víctima se encontraba junto con otros amigos cuando coincidieron con una conocida que les invitó a su casa.

Una vez allí, llegó el procesado con un amigo permaneciendo todos ellos en dicho domicilio hasta las 6:30 o 7:00 de la mañana.

El procesado se ofreció a llevar a su domicilio a la víctima y otros dos amigos pero les llevó a una finca a las afueras de León.

Una vez dentro de una caseta que había en la finca, el procesado se acercó a la víctima le pasó el brazo por encima y le empezó a decir cosas en el oído.

La amiga de la víctima le dijo que la dejara en paz, ya que no quería nada con él. Pese a ello el agresor siguió insistiendo e intentó tocarla un pecho.

En un momento dado, el procesado llevó a la víctima fuera de la caseta, y la empezó a dar besos en el cuello y, pese a la negativa de ella la arrojó sobre unos cojines y la violó.

Una vez que la mujer llegó a casa contó lo sucedido y fue al Hospital ese mismo día donde fue reconocida por el médico forense.

«La víctima tiene un retraso mental ligero evidente para cualquier persona que se relacione con ella», según recoge el fallo y, a consecuencia de la disminución de sus capacidades cognitivas y volitivas es fácilmente manipulable o influenciable por terceras personas.

La Audiencia, según informa la Asociación de Ayuda a Víctimas de Agresinoes Sexuales y Violencia Doméstica (Adavas), condena por estos hechos como autor criminalmente responsable de un delito violación, con la concurrencia, como circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal, de la atenuante de dilaciones indebidas, a la pena de 6 años 6 meses y un día de prisión, siéndole de abono, el tiempo que lleva privado de libertad por esta causa.

A la medida de libertad vigilada por plazo de 6 años tras el cumplimiento de la pena de prisión. A la prohibición de que se comunique por cualquier medio ya sea verbal, escrito, telefónico o telemático con la víctima por plazo de 10 años y de aproximarse a ella a una distancia inferior a 500 metros, a su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro frecuentado por ella durante dicho plazo. Esta sentencia se puede recurrir ante el Tribunal Supremo.