El Norte de Castilla

El cabecilla de la red de simulación de accidentes adquirió tres viviendas y tres BMW

  • La Policía Judicial halló 262.000 euros en billetes de 500, 200 100 y 50 euros así como otros 25.000 euros escondidos dentro de la lecha de la hija durante el registro de la vivienda

Dos viviendas, un chalet y tres vehículos de alta gama. Fueron las propiedades que, en menos de dos años, pasaron a engrosas el patrimonio de C.H.F., abogado leonés y supuesto cabecilla de una red encargada de simular accidentes de tráfico que llegó a estafar a un total de 23 aseguradoras.

Según el auto de la Fiscalía, durante los años 2011 y 2012 el matrimonio formado por este letrado y una agente de la Policía Nacional de León en excedencia y también implicada en el entramado incrementó su patrimonio inmobiliario en 473.166 euros con la compra una vivienda con garaje en Martín Granizo (León), una segunda vivienda en Gijón, pagando al contado 65.000 euros, y un chalet cercana a la capital, por el que pagó 300.000 euros, todo en ‘B’.

Igualmente en el año 2012, adquirieron tres vehículos marca BMW valorados en 30.061 euros, algunos con matriculación extranjera. Además, en el informe emitido por la Agencia Tributaria consta que durante esos dos años el acusado eludió el pago de más de dos millones de euros en concepto de IRPF.

Alianza con la mujer

Era tal las ganancias fraudulentas de este negocio que el matrimonio además contaba con una máquina contada de dinero que hallaron en su domicilio habitual de la capital leonesa. Allí, durante un registro los agentes hallaron 262.000 euros en billetes de 500, 200 100 y 50 euros así como otros 25.000 euros escondidos dentro de la lecha de la hija de ambos y en un cajón distribuido en diferentes paquetes.

Indicios de los que se extrae, según señala el Ministerio Fiscal, que la mujer del acusado, M.L.B.P., tenía conocimiento de la procedencia ilícita de sus ingresos, de la existencia de esas cantidades de dinero en su domicilio así como de la adquisición y la forma de pago de las propiedades inmobiliarias así como de los vehículos, llevando ese alto nivel de vida pese a no realizar actividad laboral.

Ahora ambos se enfrentan a un delito de prisión, doce para el cabecilla y dos para su mujer, con la obligación de pagar una fianza de 10,5 y 1,3 millones respectivamente para asegurar las responsabilidades de este proceso judicial. Asimismo, ambos tienen bloqueadas sus cuentas corrientes y se solicita el decomiso del dinero y el arma incautado en su domicilio, el chalet y el inmueble en Gijón así como las dos plazas de garaje y dos de los vehículos BMW.

Por su parte, el cabecilla de la trama deberá abonar más de 2 millones de euros a la Agencia Tributaria y participar subsidiariamente en las indemnizaciones a las aseguradoras estafadas. Concretamente, la representación legal de Zurich Insurance eleva la pena de prisión para el acusado hasta los 14 años.

Un procedimiento judicial que aún no está señalado pero que inicialmente no está previsto que se celebre antes del verano del 2017.