El Norte de Castilla

Denuncia que su expareja le derramó un líquido abrasivo y pegamento en la vagina

  • El hombre salió de la cárcel el pasado viernes, donde cumplía condena por quebrantar la orden de alejamiento, y el lunes supuestamente perpetró esta agresión en el municipio leonés de Fabero

La Guardia Civil de Bembibre investiga la denuncia presentada en la madrugada de este martes por una mujer de 36 años, residente en la localidad de Fabero, en la comarca leonesa del Bierzo, contra su expareja por un presunto delito de violencia de género al secuestrarla y arrojarle líquido abrasivo en la vagina.

El presunto agresor aún no ha sido detenido, según confirma la Subdelegación del Gobierno en León. Se da la circunstancia de que al hombre había salido este viernes de prisión tras quebrantar la orden de alejamiento.

La investigaciones de la Benemérita se centran en la búsqueda de pruebas tanto en el lugar donde apareció la mujer como en el domicilio del agresor. La víctima no ha podido todavía declarar ante el juez tras sufrir una crisis de ansiedad.

Los hechos tuvieron lugar sobre las once de la noche del lunes cuando la mujer fue sorprendida en su domicilio por dos personas cuando iba a salir a pasear con su perro que la metieron en un coche. La víctima reconoció que una de ellas era su expareja. El agresor mantuvo a la víctima maniatada, desnuda y con los ojos tapados mientras la sometía a abusos y vejaciones. Posteriormente la dejó abandonada cerca de una casa.

El Ministerio Fiscal y la letrada de la víctima habían solicitado el ingreso en prisión del presunto agresor, implicado en múltiples detenciones por denuncias relacionadas con violencia de género, después de que durante el fin de semana ya acosara a su exmujer. Si bien el juez entendió que con la pulsera electrónica no era necesario.