El Norte de Castilla

El inicio de la explotación de la Corta Pastora permite reflotar el proyecto de la Vasco

  • Los primeros trabajadores de Peal se incorporan a las labores de acondicionamiento de la pista a la espera de que la Administración Concursal autorice la extracción de carbón, pendiente de las negociaciones con Iberdrola y EFP | La previsión inicial de venta de 10.000 toneladas a Gas Natural permitiría incorporar al tajo a 20 trabajadores y la plantilla del Lavadero

La Hullera Vasco Leonesa perfila su futuro dejando atrás su etapa de estancamiento. El cielo abierto de la Corta Pastora ha recobrado su actividad tras más de 17 meses sumido en una absoluta parálisis.

Lo hace a través de un sistema de arrendamiento con Peal - empresa especializada en minería que opera este cielo abierto desde hace más de 40 años y que es una de las principales acreedores de la Vasco- como subcontrata después de que la administración concursal recibiese la autorización medioambiental y la pertinente licencia urbanística para su explotación.

Un arranque que ya se dejó sentir la semana pasada con el traslado de la maquinaria pesada a la unidad de exterior y que este jueves se ha materializado con la incorporación al tajo de cuatro trabajadores de la subcontrata Peal para desarrollar las tareas de acondicionamiento a la espera de recibir la autorización para iniciar el arranque de carbón.

Una autorización que está pendiente, según señalan desde el comité de empresa, de las negociaciones con las centrales térmicas. Tras arrancar el compromiso de Gas Natural Unión Fenosa de compra de 10.000 toneladas mensuales para la central térmica de La Robla, los administradores mantienen contactos con EDP (Aboño y Soto de Ribera) e Iberdrola (Guardo).

El objetivo, aumentar el cupo de carbón con la previsión de alcanzar las 25.000 toneladas al mes. En cualquier caso, desde la minera se muestran cautos y guardan silencio para evitar que se rompan las negociaciones dado que en la actualidad “todo está en el aire”.

No obstante, la parte social se muestra optimista y confía en que en cuestión de días se pueda retomar la actividad extractiva en el cielo abierto, con la previsión inicial de emplear en torno a entre 20 y 25 trabajadores, que bastarían para dar salida a las 10.000 toneladas de Gas Natural.

Posteriormente, se incorporarían los trabajadores del Lavadero, pudiendo alcanzar los 16 que conforman su plantilla, seis de ellos bajo una medida de regulación de empleo. En cualquier caso, la previsión es que la incorporación de los trabajadores sea proporcional a la venta de carbón.

Reflotar la empresa

Un arranque que, va más allá, de la mera reanudación de la actividad en la Hullera. La jornada de este jueves sienta las bases para reflotar el plan social y económico de la empresa, que se traduciría en una inyección económica clave para hacer frente a las deudas con los acreedores, que ya asciende por encima de los 53 millones de euros.

Asimismo, el regreso a los tajos también supone la punta de lanza para que la actividad extractiva de la Hullera –en cielo abierto- se mantenga más más allá del 31 diciembre del 2018 así como para llevar a cabo un cierre ordenado del interior de la minera.

Un jornada la de este jueves que arroja un poco de luz a la situación de la Vasco, la que fuera la empresa de referencia de la minería privada española, y que en la actualidad apenas cuenta con 107 trabajadores en su plantilla, todos ellos destinados en labores de mantenimiento a la espera de proceder al cierre de su unidad de interior.