El Norte de Castilla

La acusación del 'caso Carrasco' impugna los recursos de las defensas e insiste en el «crimen perfecto»

Las tres condenadas por el asesinato de Isabel Carrasco junto al abogado de Raquel Gago.
Las tres condenadas por el asesinato de Isabel Carrasco junto al abogado de Raquel Gago. / EFE-J. CASARES
  • La letrada de la hija de la política asesinada considera que Triana conocía los planes de su madre siendo Raquel Gago la impulsora para que el crimen se cometiera a plena luz del día

La letrada de la hija de Isabel Carrasco ha impugnado los recursos de casación presentados por los representantes de Montserrat, Triana y Raquel Gago, las tres mujeres culpables de un delito de asesinato por el crimen de la que fuera presidenta de la Diputación de León.

Asimismo, no se opone a la celebración de una vista oral ante el Tribunal Supremo, tal y como solicitan las defensas, aunque entiende que su celebración no es más que una reiteración de los argumentos esgrimidos en los consiguientes recursos y la instrucción.

En el caso de la asesina confesa, Beatriz Llamas ha solicitado la inadmisión de su recurso al remarcar que al jurado le pesó la información obtenida de la declaración de Montserrat en la que se demostró que ella «solo quería poder», siendo el asesinato de Isabel la mejor alternativa para lograrlo. Además recuerda que la propia Montserrat ya insinuó que se iba a dar por loca.

En un escrito de 58 páginas al que ha tenido acceso este diario, también solicita la inadmisión del recurso de Triana Martínez al recordar que nada afecta que el crimen tuviese lugar a las dos minutos después, a las 17:17 horas como señala la defensa de madre e hija, dado que «la llamada de Montserrat a Triana tenía la misma finalidad, la entrega del arma en el pasadizo».

«El fin es idéntico. Triana tenía que estar en el lugar designado para que nada más llegar Montserrat acudiera donde estaba esperándola su amiga Raquel, dejar el arma en su coche, y huir cada una por un lado, todo conforme ese plan».

Pruebas «fehacientes»

Es más, Llamas que incorpora diversas fotografías ahora a su escrito, califica de «absurdoPruebas «fehacientes» imaginar que Triana fuese en busca de su madre para detenerla pero al cruzarse con ella ni si quiere la detuviese o la dirigiese ni una palabra.

En este punto, recuerda que son muchas las pruebas «fehacientes e indubitadas» que incriminan directamente a Triana, como es la aparición de restos de pólvora en las botas de Triana, lo que confirma que hubiera realizado prácticas de tiro previas, las anotaciones de armas y municiones así como las búsquedas en Internet.

Por último y sobre la agente Raquel Gago, condenada a 12 años de prisión por cómplice de asesinato, la letrada de la acusación insiste en que está demostrado que aceptó formar parte del plan urdido por madre e hija para matar a Isabel Carrasco y, como tal, no cabe el encubrimiento.

Es más, recuerda que el crimen de Isabel Carrasco era el «plan perfecto» por la figura de la policía local, dado que la planificación no hubiera sido tan perfecta para huir, siendo ella el impulso necesario para que Montserrat cometiera el asesinato a plena luz del día.

Además remarca la revelación espontánea de la asesina en Comisaría que señaló que el arma la tenía una policía y califica de «desastre» el informe de parte que apunta a los bloqueos de Raquel «por apoyarse en un documento sin base vigente».