El Norte de Castilla

Tres desalojados en un pueblo de León por grietas en sus casas generadas por una obra hidráulica

Imagen de una de las grietas en el interior de una vivenda.
Imagen de una de las grietas en el interior de una vivenda. / LEONOTICIAS
  • Las sueltas de agua de la central hidroeléctrica de Rioscuro han terminado por desplazar los cimientos de dos vivendas y el puente de la localidad

La localidad de Rioscuro, en León, vive en constante alerta. Dos de las viviendas de la localidad lacianiega han sido desalojadas el pasado viernes a causa de la aparición de unas grietas en las paradas y el aviso de los técnicos del Ayuntamiento de Villablino de un posible derrumbre de estos edificios.

Esto ha obligado a desalojar por prevención a los tres vecinos que habitaban estas dos casas, todos ellos de edad avanzada. Uno ha sido reubicado en la residencia de Villablino, los otros dos se han ido con sus familias a León y Madrid. Y es que el riesgo de derrumbe existe y es grande, por lo que la preocupación en Rioscuro es grande.

El origen de este problema nació hace más de 20 años. La central hidroeléctrica de la localidad, propiedad de Endesa, unió los caudales del río Sil, que siempre ha pasado por el caudal que hoy mantiene, y del Bayo. Esta instalación realiza constantes sueltas de aguas para su actividad, lo que provoca que el río baje con más fuerza y mayor caudal.

Un 'parche' dieciséis años atrás

Esto ha afectado a los cimientos de estas dos casas, que están situadas en la ribera, y de un puente, todos ellos en serio peligro. Ya hace 16 años surgió un problema similar, pero entonces encontraron la solución de hormigonar los cimientos. Ahora, ese hormigón también se ha rajado y está tirando de las casas y el puente. «En aquel entonces, se hizo cargo el Ayuntamiento de Villablino. Con Endesa todo fueron buenas palabras en intenciones en un principio», recuerda el alcalde pedáneo de la localidad, Abel González.

El presidente de la Junta Vecinal de Rioscuro asegura que, en cuanto los vecinos le comentaron este problema, se puso en contacto tanto con la Confederación Hidrográfica como con Endesa, pero ambos «se lavaron las manos» e incluso sostiene que algunos vecinos han recibido «amenazas». Este problema no solo ha afectado a estas dos casas y al puente, también a otro tipo de fincas que están viendo como su base se va erosionando paulatinamente. Este puente no se puede usar con cargas o vehículos pesados y han tenido que habilitar una pista por el monte para acceder a las fincas y terrenos que están al otro lado del río.

Este martes, el Ayuntamiento de Villablino mantendrá una reunión con Endesa para tratar de buscar una solución a este problema. Tres vecinos de Rioscuro temen perder sus casas, el pueblo podría quedarse sin un puente y todos los habitantes de la localidad sin poder acceder a sus fincas que están al otro lado del río.