El Norte de Castilla

Peritos apuntan a la culpabilidad de Victorino Alonso y tasan en 51 millones los daños en la cueva Chaves

Victorino Alonso, durante la primera sesión del juicio.
Victorino Alonso, durante la primera sesión del juicio. / Rafael Gobantes/Heraldo de Aragón
  • Los peritos echan por tierra la defensa del empresario y aseguran que es «imposible» que el arqueólogo solicitase la limpieza de la zona con maquinaria pesada | Reiteran la obligación del dueño de preservar un yacimiento en propiedad privada

Segunda sesión del juicio por la destrucción del yacimiento de la cueva Chavés (Huesca) con la versión de Victorino Alonso por los suelos. Peritos del Gobierno de Aragón han remarcado este jueves la imposibilidad de que Vicente Baldellou, exdirector del museo de Huesca, solicitase el acceso de maquinaria pesada para la limpieza del yacimiento.

Precisamente, el empresario leonés y varios testigos declaraban este miércoles que una pala excavadora entró en el yacimiento para hacerle un favor al arqueólogo que había solicitado la limpieza de la zona. Un teoría que han negado con rotundidad los peritos que han advertido que Baldellou fue el impulsor de las excavaciones en esta cueva durante 20 años.

Además, durante su declaración recordaron que, el ya fallecido, fue el que en el año 2009 puso en conocimiento la destrucción de este yacimiento cuando al retomar los trabajos comprobó que había sido arrasado todo el nivel neolítico (y parte del paleolítico) por maquinaria pesada, entre 6.000 y 8.000 metros cúbicos de tierra.

Una pérdida irreparable al tratarse de un yacimiento de gran valor, el más importante del neolítico de la península ibérica. Teniendo en cuenta que aún faltaba por estudiar más del 90% de su espacio, el daño causado es incalculable y supone un atentado contra el patrimonio histórico de primer orden.

Así lo remarcaron los peritos que además tasaron en 51 millones de euros el valor de estos restos, como así ratificaron en instrucción, lejanos de los 900.000 euros de la tasación de las defensas de Victorino Alonso y las empresas Fimbas –encargado de gestionar el coto donde estaba ubicado el yacimiento- y Ferpi –la que encargada de las obras-.

Máxima protección

Respecto a la culpabilidad del Gobierno de Aragón por no acotar la zona a la que hacía referencia el empresario en su declaración, desde Ecologistas en Acción han recordado que se trata de un BIC enmarcado en una propiedad privada y, como tal, tiene la obligación de mantenerlo.

Además Pablo Malo, su letrado, recuerda que la cueva Chavés se encontraba en un coto privado, cercado y con seguridad privado que hacía imposible su expoliación. En cualquier caso, remarcó, el Gobierno de Aragón no tenía la obligación de su señalización.

El juicio quedará visto para sentencia este viernes tras la toma de declaración a los últimos peritos públicos y de parte y la lectura de las conclusiones finales que, inicialmente, no variarán. Ecologistas en acción ya ha advertido de que mantendrá su petición de seis años y cuatro meses de prisión.

Temas