El Norte de Castilla

Raquel Gago recurre su condena ante el Supremo y pide la repetición del juicio o la libre absolución

Raquel Gago recurre su condena ante el Supremo y pide la repetición del juicio o la libre absolución
/ Javier Casares
  • La policía local, condenada como cómplice de asesinato a 12 años en el caso de Isabel Carrasco, remarca las contradicciones del jurado y asegura en su defensa que se violaron derechos fundamentales

La representación de la agente de la policía local Raquel Gago Supremo ha elevado al Tribunal Supremo su condena a 12 años de prisión como cómplice de asesinato en el caso de Isabel Carrasco.

En un recurso casación de más de 70 páginas el letrado Fermín Guerrero denuncia la violación de «derechos fundamentales» durante el procedimiento y remarca lo que, bajo su criterio, fueron flagrantes contradicciones en el dictamen emitido por el jurado.

La defensa de Raquel Gago insta por todo ello al alto tribunal a la repetición del juicio oral en este caso o, en su defecto, a que se dictamine la inocencia de su representada.

Así solicita que se acuerde «la devolución del procedimiento a la Audiencia para la celebración de un nuevo juicio ante un jurado distinto o, por estimación del motivo segundo y tercero se absuelva a mi patrocinada de los delitos a los que el TSJ de Burgos la viene condenando», se puede leer textualmente en el recurso.

Todo ello indicando además que «ante el improbable supuesto de que se desestime dicha pretensión, por estimación del motivo segundo de casación, se absuelva a mi patrocinada libremente con todos los pronunciamientos favorables y, por último, en un segundo nivel de subsidiariedad, con estimación de los motivos tercero y cuarto, se dicte una sentencia más ajustada a Derecho de acuerdo con los pedimentos contenidos en dichos motivos».

Contradicciones

Fermín Guerrero asegura al Tribunal Supremo en su recurso que en base a los hechos que se declararon probados en su día «existen evidentes y rotundas contradicciones, circunstancia esta que debió determinar la devolución del acta».

Recuerda además que en el presente procedimiento «se ha producido una palmaria infracción del derecho constitucional a un juicio justo, con todas las garantías procesales, la cual, a mayor abundamiento, y aunque no con esta contundencia y estas palabras, se reconoció expresamente por el propio Magistrado-Presidente en la página 87 de su Sentencia».

Guerrero incide en esas contradicciones por parte del jurado en aspectos para solicitar la nulidad del procedimiento requiriendo además la presencia de un «magistrado-presidente diferente» al responsable de esta causa en la primera actuación.

A modo de ejemplo

A modo de ejemplo la defensa de gago recuerda que en la propia sentencia se determina «que del testimonio de las tres acusadas sabemos que el día 12 de mayo de 2.014, tomaron un té juntas minutos antes de cometer el crimen», algo que para el letrado es «falso. Ninguna de las tres acusadas declaró, en ningún momento y en ninguna de sus diferentes declaraciones que hubiera "tomado té juntas”. Este dato no puede basarse, como se afirma, en el “testimonio de las tres acusadas”».

«Tampoco es cierto», se cita como otro de los ejemplos «que de las declaraciones de Monserrat Triana Martinez González y de Raquel Gago Rodríguez se dijera que ésta debía estar en clases de restauración en Trobajo de Cerecedo. Y tenemos que hacer especial hincapié en que no se trata de una diferente interpretación respecto de lo que se pudiera haber dicho en el acto del Juicio Oral. Se trata, por el contrario, de que nadie ha dicho lo que se afirma por el Tribunal del Jurado, no teniendo la menor base probatoria las afirmaciones tan rotundas y de tanta relevancia en el veredicto final que se recogen en el acta del veredicto».

Todo ello, y otros aspectos puntuales de la declaración, conlleva que para la defensa resulte «manifiestamente erróneo que el Jurado pueda dar por probada la existencia de un plan previo y concertado para acabar con la vida de Doña Isabel Carrasco, cuando del resultado de la prueba, resulta acreditado por testigos directos que se encontraban minutos antes con ella, primero que se desconocía el horario en el que la Sra. Carrasco iba a terminar su almuerzo, si se dirigiría a su casa o a la sede del Partido Popular y si lo haría en solitario o acompañada».

Absolución y la 'prensa culpable'

El representante legal de Raquel Gago califica además como «absolutamente curioso por incongruente pero significativo» que en las conclusiones respecto a la petición de indulto en su caso el jurado se pronuncie de forma favorable por cinco votos frente a cuatro, mientras que el mismo jurado respecto a la suspensión de la condena rechaza la misma por cuatro votos frente a cinco.

El letrado culpa de esta situación a la prensa: «La explicación de esa notable incongruencia tiene una meridiana explicación: desde el fallecimiento de Doña Isabel Carrasco, parte de la prensa local (la afín al entorno de la misma) inició una campaña diaria contra las tres acusadas mediante un juicio paralelo cruel y constante encaminado a hacerles creer a los leoneses (los cuales serían miembros del Jurado y que por tanto, estarían al tanto de la difusión de los medios de prensa) que las tres acusadas eran culpables (de hecho, manejaban la idea de que había una cuarta persona)».

«También condicionó la decisión del jurado», según la defensa de Gago, «la actitud del Ministerio Fiscal, el cual se excedió en lo que debió de ser su proceder: continuamente repetía que como era el Fiscal, era objetivo e imparcial y no como los letrados que cobrábamos de los clientes, por lo que su testimonio era el único veraz. También y días antes de comenzar el juicio, convocó a la prensa, de forma extraoficial y expresamente prohibido por el Estatuto del Ministerio Fiscal, para que se difundiera que el crimen “era propio de sicarios”».

En contra del jurado

Por último Gago, a través de su representante legal, recuerda «la posibilidad de dictar sentencia absolutoria por parte del Tribunal Supremo existe en aquellos casos de sentencias condenatorias dictadas por el tribunal del jurado, cuando se ha vulnerado el derecho a la presunción de inocencia por inexistencia de prueba de cargo de entidad suficiente para enervar dicho principio, sobre todo en casos de prueba indiciaria o indirecta».

El recurso ante el Supremo extenderá el 'caso Carrasco' quizá hasta los primeros meses de 2017 en base a los recursos presentados tanto por la defensa de Montserrat González y Triana Martínez como ahora por la de la policía local Raquel Gago.