El Norte de Castilla

El belga hallado muerto en León estuvo 40 minutos en comisaría antes de que se perdiera su pista

El belga hallado muerto en León estuvo 40 minutos en comisaría antes de que se perdiera su pista
  • El cuerpo del varón permanece en el Hospital del Bierzo y aún se desconoce cuándo se autorizará su repatriación

Aún no encuentran respuesta los múltiples interrogantes que rodean la muerte de Jeroen Schelstraete, el belga hallado muerto en un contenedor en el CTR (Centro de Tratamiento de Residuos) de San Román de la Vega. La investigación avanza lentamente pero con progresos bajo un completo hermetismo.

No existe versión oficial sobre las causas del fallecimiento aunque, según la autopsia realizada en el Anatómico Forense, no fue por causas naturales, siendo el atropello la teoría que más fuerza ha cobrado en los últimos días después de que se confirmase que el cuerpo presentaba heridas compatibles a un atropello.

Sin embargo, según reiteran desde la Subdelegación del Gobierno, a día de hoy los investigadores mantienen abiertas todas las líneas de investigación y posibles hipótesis para intentar arrojar luz sobre lo sucedido.

En esta misma línea, desde la Subdelegación han querido matizar que el varón fallecido nunca estuvo detenido. Jeroen fue trasladado por agentes de la Policía Local de León a dependencias policiales donde fue sometido a un proceso de identificación.

El robo que sufrió, desencadenante de los hechos

Todo empezó cuando este joven sufrió un robo en la capital. A partir de ahí su vida cambio. Sin cartera ni documentación, el belga empezó a pedir dinero en el entorno de la estación de autobuses de la capital.

Los agentes tuvieron que intervenir cuando el varón sacó una navaja para perseguir a un viandante al que presumiblemente confundió con el que el robó sus enseres. Fue en ese momento, cuando el belga fue trasladado a la Comisaría, donde permaneció «40 minutos».

A partir de ahí, se pierde la pista a Jeroen Schelstraete, cuyo cadáver apareció en el CTR de San Román de la Vega entre los restos de un contenedor abierto que llegaba desde la capital leonesa.

Según ha podido saber este diario, el cuerpo sin vida del varón aún permanece en el Hospital de Ponferrada y por el momento se desconoce cuándo la madre podrá repatriar el cuerpo a Bélgica, país de nacimiento.