Sarkozy declara bajo arresto por sus lazos con Gadafi

Sarkozy. / Afp

El expresidente francés es interrogado en comisaría sobre la presunta financiación ilegal de su campaña de 2007 por el líder libio

FERNANDO ITURRIBARRIACorresponsal en París

El expresidente francés Nicolas Sarkozy presta declaración desde primera hora de la mañana en comisaría ante la policía anticorrupción en el marco de la investigación judicial sobre la presunta financiación ilegal de la campaña electoral que lo entronizó en el Elíseo (2007-2012). Los interrogatorios se desarrollan bajo arresto en la sede de la Policía Judicial en Nanterre, a las afueras de París, adonde el líder conservador acudió en compañía de sus abogados en respuesta a una citación. La comparecencia puede prolongarse 48 horas y culminar con la puesta a disposición judicial del interesado para su eventual inculpación.

El sumario en el que está incurso Sarkozy fue incoado el 19 de abril de 2013 para investigar la supuesta financiación de su campaña electoral de 2007 por Muamar Gadafi. Todo parte de las acusaciones del difunto coronel libio y de sus familiares con aroma de venganza por los bombardeos francobritánicos a sus tropas. El diario digital Mediapart había publicado en abril de 2012 un documento en árabe que recoge un principio de acuerdo del régimen de Gadafi para financiar con 50 millones de euros la campaña electoral.

Gadafi y Sarkozy, en una imagen de julio de 2007.
Gadafi y Sarkozy, en una imagen de julio de 2007. / Afp

En noviembre de 2016, el traficante de armas Ziad Takieddine afirmó haber hecho pagos en efectivo de cinco millones de euros entre finales de 2006 y comienzos de 2007, sumas que llevó de Trípoli a París y entregó a Sarkozy, que era entonces ministro del Interior, y a su jefe de gabinete. El testimonio venía a corroborar las declaraciones que en 2012 hizo a un fiscal libio Abdallah Senoussi, antiguo responsable de los servicios de información militares del régimen de Gadafi.

«Es una infamia, una vergüenza. ¿Creen en serio que si Gadafi escondiera algo sobre mí, habríamos intentado derrocarlo?» se defendió entonces Sarkozy, quien recordaba que la intervención militar en Libia duró ocho meses. «¿Quién libró esa guerra? ¿Quién dirigía la coalición para derrocar a Gadafi? Francia ... Quizás yo fui el motor», suele plantear.

«El simple sentido común debería llevar a considerar que la guerra que condujimos en Libia duró diez meses. Durante ese período, si Gadafi hubiera tenido el menor documento contra mí, ¿por qué no lo utilizó, cuando yo era el jefe de la coalición en su contra?», es su constante argumentación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos