Los países de la UE han acogido a 12.000 de los 160.000 refugiados que prometieron

Refugiados afganos en el campo griego de Elinikón.
Refugiados afganos en el campo griego de Elinikón. / Orestis Panagiotou (Efe)
  • La Comisión Europea ha recuperado este miércoles su habitual mensaje de urgencia dirigido hacia los Estados miembro, para que doblen sus esfuerzos en esta materia

La Comisión Europea ha recuperado este miércoles su habitual mensaje de urgencia dirigido hacia los Estados miembro, para que doblen sus esfuerzos en materia de acogida de refugiados, habida cuenta que apenas han recibido a 11.966 demandantes de asilo de los 160.000 que se comprometieron a trasladar desde Italia y Grecia hace más de un año.

En el caso de España, el Gobierno ha cumplido con el traslado de 744 personas dentro del programa de reubicación desde Grecia (600 demandantes de asilo) e Italia (144), por el que deberá recibir a cerca de 15.000 personas en el plazo de dos años.

En cuanto al segundo plan de apoyo a los refugiados, por el que la Unión Europea anunció que acogería a unos 22.000 refugiados instalados por el momento en países vecinos a Siria, como Turquía, Jordania y Líbano, los Estados miembros han reinstalado a 13.968 personas, 289 de ellas en España.

"No estamos en los niveles en los que necesitamos estar, en especial para ayudar a los refugiados en Grecia. Si los Estados miembros están preocupados por la situación en la zona, deberían hacer más para cambiar esa situación", ha reclamado en una rueda de prensa el vicepresidente primero del Ejecutivo comunitario, Frans Timmermans.

En los últimos meses los países han respondido a Bruselas con una tendencia al alza en la oferta de plazas disponibles, pero los traslados siguen sin cumplirse al ritmo deseado.

La Comisión Europea tiene poderes para expedientar a los Estados miembros que no cumplen con compromisos vinculantes, pero considera que aún no ha llegado el momento de dar ese paso, sino que se debe insistir en la vía "política".

Timmermans ha advertido de que aunque Bruselas llevara a los países incumplidores ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, ello no ofrecería una solución inmediata al problema y que incluso podría ralentizar el programa de reubicación.

"Seamos pragmáticos, confío en que en este momento podamos ser convincentes en el plano político", ha indicado el vicepresidente comunitario, para después recalcar que es "muy injusto" dejar a Italia y Grecia solos ante la llegada masiva de inmigrantes y refugiados.

En cualquier caso, el político holandés ha advertido de que en marzo habrá un nuevo informe de evaluación sobre el cumplimiento del plan de reubicaciones y que entonces "será el momento de considerar medidas alternativas", en alusión al expediente sancionador, si no se dan los resultados esperados.

"Si alguien cree que se puede lograr un sistema de asilo mejor sólo con controles fronterizos, sólo con la lucha contra las mafias, está equivocado", ha sentenciado Timmermans, quien ha querido así dejar claro que "sin la solidaridad entre Estados miembros, no funcinará".

Por ello ha insistido en que no hay una opción "a la carta" que permita a los socios comunitarios contribuir sólo con parte de los esfuerzos que exige una gestión conjunta de la presión migratoria. "O se participa en todo, o no será sostenible", ha remachado.

Entre los países que más se resisten a compartir la carga de la acogida de refugiados, Hungría ha dado un paso más esta semana al anunciar que propondrá a la Unión Europea la detención de todos los inmigrantes que lleguen a su frontera solicitando protección internacional y retenerlos mientras se tramita su expediente.

Preguntado por ello, Timmermans no ha querido valorar el plan con el argumento de que no ha sido notificado a Bruselas y que prefiere esperar a conocer los detalles. Sin embargo, ha avisado de que todos los Estados miembros deben cumplir con los estándares europeos e internacionales en materia de Derechos Humanos.