Hungría planea detener a todos los solicitantes de asilo mientras se resuelve su caso

El primer ministro húngaro, Viktor Orban.
El primer ministro húngaro, Viktor Orban. / Efe
  • Orban explica que "ningún inmigrante podrá moverse libremente hasta que no haya una primera decisión legal sobres si pueden recibir asilo político, estatus de refugiado u otra cosa"

El Gobierno húngaro prevé proponer a la UE la detención automática de cualquier solicitante de asilo que llegue al país a la espera de que se resuelva la misma como medida para proteger las fronteras exteriores del bloque, según ha explicado su portavoz, Zoltan Kovacs.

En declaraciones a la prensa en Londres recogidas por 'The Guardian', el portavoz del Gobierno de Viktor Orban ha explicado que "ningún inmigrante, ni siquiera los que han presentado su solicitud de asilo, podrán moverse libremente hasta que no haya una primera decisión legal sobres si pueden recibir asilo político, estatus de refugiado u otra cosa". Dado que el proceso para resolver las solicitudes podría demorarse durante meses, aquellos que así lo deseen podrán regresar en cualquier momento a sus países de origen, ha aclarado Kovacs, subrayando que las solicitudes serán examinadas de forma individual y no en grupo.

Asimismo, ha indicado que aunque los solicitantes de asilo no tendrán libertad de movimientos en Hungría, los campos donde permanecerán no deberían ser descritos como "centros de detención" y "cumplirán con todos los estándares requeridos por la UE". "No tenemos un término adecuado aún para ello, ese es un reto el formularlo", ha admitido. "No se trata de detención, se trata de no darles las mismas oportunidades que a los ciudadanos europeos", ha justificado el portavoz húngaro, para quien "se está produciendo un abuso sistemático de ello dentro de Europa". "Todo el mundo que llega a la UE como inmigrante básicamente llega aquí de forma ilegal", ha subrayado.

Encontronazos con la UE

Hungría ha protagonizado en el último año varios encontronazos con la UE por su política migratoria, después de que el Gobierno de Orban decidiera erigir vallas en su frontera con Serbia para frenar la llegada de inmigrantes y refugiados en 2015 y se haya negado a aceptar las cuotas de reparto de refugiados.

El portavoz del Ejecutivo ha admitido que también esperan que su propuesta sea recibida con críticas en Bruselas, pero ha insistido en que el plan de Budapest es una respuesta ante los abusos sistemáticos que se están cometiendo actualmente por el hecho de que los solicitantes de asilo pueden moverse libremente mientras esperan que se resuelva su estatus. Así, ha subrayado que muchos han conseguido evadir a la justicia y seguir su viaje hacia países como Alemania o Reino Unido. "Si mantenemos el régimen existente, no seremos capaces de controlar lo que está ocurriendo en las fronteras o dentro de Europa", ha sostenido.