Detenido en Berlín un tunecino que se reunió con el autor del atentado

Vista aérea del mercado navideño de la Breitscheidplatz en Berlín.
Vista aérea del mercado navideño de la Breitscheidplatz en Berlín. / Efe
  • La Fiscalía investiga si el hombre, de 26 años, conocía los planes e incluso si pudo ayudarle a cometer el ataque del pasado 19 de diciembre en un mercadillo de la capital alemana

Un tunecino de 26 años que se reunió la víspera del atentado del 19 de diciembre contra un mercadillo navideño en Berlín con el presunto autor del ataque, Amis Amri, ha sido detenido en la capital alemana y se investiga si conocía sus planes e incluso si pudo ayudarle, informó hoy la Fiscalía Federal.

Una portavoz de la Fiscalía dijo que ambos jóvenes, que se conocían al menos desde finales de 2015, se reunieron la tarde previa al atentado en un restaurante del barrio berlinés de Mitte y hablaron largo y tendido, aunque precisó que por el momento no hay datos que prueben su colaboración en la acción, en la que murieron doce personas.

La detención de este tunecino, acusado por el momento sólo de fraude en el cobro de prestaciones sociales, fue ordenada por la Fiscalía de Berlín tras registrarse ayer su alojamiento en un centro de refugiados de la capital, donde se confiscó diverso material, y hoy el juez lo envió a prisión.

Los agentes registraron también una vivienda en Berlín en la que reside un hombre -considerado un testigo- que compartió habitación con Amri el pasado otoño y al que llamó por teléfono el mismo día del atentado, aunque todavía no se sabe si pudieron hablar. Los investigadores han reconstruido buena parte de la jornada del atentado y han concluido que Amri disparó al camionero polaco en el mismo lugar en el que le robó vehículo para cometer la acción y que se encontraba aparcado junto al río Spree.

Le mató con la misma pistola que usó en Milán cuatro días después, antes de ser abatido por la policía italiana, y lo hizo desde la puerta del conductor, ya que el chófer polaco debía encontrarse en ese momento en el asiento del copiloto.

La policía, que descarta que en la cabina hubiera una tercera persona, ha determinado el recorrido del camión gracias al GPS del vehículo y ha comprobado además que Amri envió un mensaje de audio y una fotografía poco antes del atentado, añadió la portavoz de la Fiscalía, sin ofrecer detalles del posible destinatario. Tras empotrar el vehículo en el mercadillo navideño, el presunto autor de los hechos fue grabado por las cámaras de seguridad en la estación de metro y cercanías de Zoo.

Según la portavoz, Amri fue consciente de ello y levantó ante la cámara el dedo índice, un gesto habitual entre los simpatizantes del yihadista Estado Islámico (EI). Su rastro volvió a encontrarse en una mezquita de la capital, donde también fue grabado por las cámaras de seguridad. En su huida de Alemania se siguió su pista en Holanda, primero en Nimwegen, fronteriza con el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, y después en Amsterdam.

De allí viajó a Lyon (Francia), después a Turín (Italia) y finalmente a Milán, donde fue abatido en un control rutinario por la policía italiana en el barrio de Sesto San Giovanni. Cerca se halla Cinisello Balsamo, desde donde el 16 de diciembre había partido rumbo a Berlín el camionero polaco.

La Fiscalía y la policía investigan esta coincidencia y si existe la posibilidad de que Amri hubiera conocido a su futura víctima ya en Italia. El arma confiscada por la policía italiana fue fabricada por una empresa que quebró en los años noventa, lo que, de acuerdo con las autoridades, dificulta poder comprobar cómo llegó a manos de Amri.