Francia dotará de cámaras a los agentes de seguridad de la red de transporte

El supuesto atacante de Berlín captado por las cámaras de seguridad.
El supuesto atacante de Berlín captado por las cámaras de seguridad. / Afp
  • Las grabaciones, que buscan prevenir incidentes y registrar la persecución de infractores, se conservarán durante seis meses antes de autodestruirse

Los agentes de seguridad destinados en los ferrocarrilles franceses (SNCF) y en la red de transporte público de París (RATP) llevarán videocámaras para grabar sus operaciones para combatir "las amenazas a la seguridad pública", según un decreto publicado hoy por el Boletín Oficial.

Prevenir incidentes durante las operaciones de seguridad, constatar las infracciones cometidas y registrar la persecución de sus autores gracias a las imágenes son algunas de las metas de este dispositivo, indicó la norma.

Las grabaciones se conservarán durante seis meses desde que se captó la imagen y, a continuación, serán destruidas automáticamente. Este tipo de cámaras ya se utilizan por la Policía y la Gendarmería en las algunas zonas consideradas de seguridad prioritaria.

Francia, el país europeo más castigado por el terrorismo en los dos últimos años, movilizó durante el pasado fin de semana de Navidad a al menos 91.000 efectivos entre miembros de la Policía, la Gendarmería y el Ejército para prevenir ataques yihadistas.

Además, unos 3.000 policías patrullan durante estas fiestas el interior de los trenes en Francia, especialmente los de alta velocidad y los regionales de París.

En estado de emergencia

Francia se encuentra en estado de emergencia desde noviembre de 2015, cuando se produjeron los atentados de París y Saint Denis en los que murieron 130 personas, y este mismo mes lo prolongó hasta el 15 de julio de 2017. Se trata del periodo más prolongado de aplicación del estado de emergencia desde su creación en 1955, durante la guerra de Argelia.

Esta situación excepcional permite registros domiciliarios sin autorización judicial y restricciones de movimientos para personas sospechosas, autoriza la suspensión de actividades y limita el tránsito de personas por ciertos lugares.

El estado de emergencia ha suscitado la crítica de organizaciones como la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), que avisó de que la política antiterrorista francesa, al abrigo de esta medida, socava los cimientos del Estado de derecho y abre la puerta a los abusos en las investigaciones.