La Fiscalía de Berlín pide prisión para siete refugiados por intentar quemar a un indigente

Un banco en la estación de metro Schoenleinstrasse en Berlín.
Un banco en la estación de metro Schoenleinstrasse en Berlín. / Efe
  • Los jóvenes de entre 15 y 21 años han sido acusados de intento de asesinato

La Fiscalía de Berlín ha solicitado este martes el ingreso en prisión de siete refugiados, de edades entre 15 y 21 años, bajo la acusación de intento de asesinato por haber intentado quemar a un indigente que dormía en una estación de metro.

Seis de los siete jóvenes se entregaron a la Policía, mientras que el séptimo fue detenido, después de que ayer fueran difundidas imágenes captadas por las cámaras de vídeo de la estación de metro.

Según precisó la Fiscalía, se trata de seis sirios y un libanés, todos ellos llegados a Alemania entre 2014 y 2016 y registrados como solicitantes de asilo. Los hechos ocurrieron la madrugada del día de Navidad y, según las investigaciones en curso, el mayor de los siete es el principal sospechoso de la agresión.

La Policía decidió ayer difundir las imágenes captadas por las cámaras de vídeo de los sospechosos, cuyos rostros eran claramente visibles y a los que se ve en el interior de un vagón del metro.

La agresión de produjo en una estación de metro del barrio de Neukölln, cuando los agresores prendieron fuego a las pertenencias del indigente, un polaco de 37 años que estaba durmiendo en un banco.

Varios testigos lograron sofocar las llamas antes de que causaran heridas al mendigo, mientras un conductor del metro acudía en su ayuda con un extintor para alertar luego a la policía.

Agresión a una mujer en el metro

También en una estación de metro de Neukölln se produjo unas semanas atrás una brutal agresión de un hombre a una mujer, a la que sin mediar palabra tiró escaleras abajo de la estación dándole una patada por la espalda.

El agresor iba acompañado de un grupo de otros jóvenes, que como él siguieron tranquilamente su camino, mientras que varias personas atendían al pie de la escalera a la víctima, que resultó herida.

El caso causó un fuerte revuelo y días después se logró detener en la terminal de autobuses de Berlín al agresor, un búlgaro.

Los repetidos episodios de violencia gratuita, principalmente en el metro, tanto de Berlín como en otras ciudades alemanas, han suscitado un fuerte debate en el país, mientras se suceden los pronunciamiento de autoridades municipales a favor de aumentar la vídeo vigilancia en lugares públicos.

La empresa de transporte público de Berlín BVG registró en 2015 un total de 484 actos violentos en la red de la capital alemana, una cifra mucho menor que los 880 alcanzados en 2011, gracias en parte a la instalación de cámaras de seguridad.