La Policía de Túnez identifica al sospechoso del atentado en Berlín

vídeo

/ Afp | Atlas

  • Alemania había emitido una orden de detención europea contra este tunecino

  • Las autoridades ofrecen 100.000 euros por información para capturarle

La Policía de Túnez identificó al varón de la fotografía que su homóloga de Alemania había difundido este miércoles como perteneciente al joven de nacionalidad tunecina Anís Ben Amri, considerado como presunto autor del atentado de Berlín del pasado lunes y en el que murieron 12 personas y hubo más de cuarenta heridos.

Más información

El presunto terrorista vivió en Oueslatía, en la provincia de Qairaouán (en el centro del país), según dijeron fuentes policiales citadas por el periódico electrónico Kapitalis. Sobre el sospechoso hay una orden de busca y captura "por robo a mano armada" desde 2015, fecha desde de la que las autoridades de seguridad del país no tenían noticias.

Según fuentes policiales, se intenta verificar si él se encuentra en la lista nacional de extremistas. Amri, nacido el 22 de diciembre de 1992, estuvo en contacto con un grupo desarticulado del Estado Islámico (EI) en Alemania que reclutaba a gente para enviarlos a la yihad en Siria o Irak. Algunos documentos del presunto terrorista aparecieron en la cabina del camión con el que se cometió el atropello.

El ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, ya había corroborado la emisión de una orden de detención a nivel europeo contra "un nuevo sospechoso" relacionado con el atentado de Berlín. Al término de una reunión extraordinaria de la comisión de Interior del Bundestag (cámara baja alemana), De Maizière ha recalcado que esta persona, de la que no aportó identidad, "es un sospechoso, pero no obligatoriamente el autor" del atropello múltiple con un camión en el mercadillo navideño de la capital alemana. Esta terminología de "acto criminal grave que representa un peligro para el Estado" es la utilizada por la justicia alemana para calificar a los atentados o a los proyectos para cometerlos.

Varios medios habían informado previamente de que las fuerzas de seguridad buscan a un joven tunecino en relación con el ataque, pero De Maizière ha rechazado hablar de "especulaciones". Según un responsable de seguridad, el sospechoso ya estaba siendo investigado y el Centro alemán de lucha contra el terrorismo había abierto un expediente sobre su caso. "La policia judicial de Renania del Norte-Westfalia había iniciado una investigación ante la Fiscalía Federal alemana (competente en materia de terrorismo) a causa de sospechas sobre la preparación de un acto criminal grave", declaró Ralf Jäger, ministro del Interior de esta región del oeste de Alemania, donde el sospechoso residió durante este año.

La investigación en cuestión fue confiada a la Fiscalía de Berlín, agregó Jäger sin brindar más precisiones sobre la naturaleza de las sospechas que pesan sobre este individuo, que ha utilizado varias identidades distintas. La prensa alemana lo identifica como Anis A. o Ahmed A.

Según las autoridades alemanas, el sospechoso era conocido por su pertenencia al salafismo (movimiento religioso-político sunita) y estaba clasificado como un individuo peligroso.

Por confirmar

El ministro ha señalado que en las últimas horas se están difundiendo muchas informaciones que no quería "confirmar o desmentir" y ha asegurado que comparecerá con más datos en cuanto éstos estén contrastados. "Lo importante es encontrar al sospechoso", ha zanjado.

La orden de detención del sospechoso es para Alemania y la zona Schengen -el área de libre circulación europea- y se emitió la pasada medianoche, ha añadido De Maizière.

Varios medios informaron previamente de que la policía sigue la pista de un tunecino tras descubrir en el suelo de la cabina del camión un certificado alemán en el que se tolera la permanencia en el país de un extranjero, pese a no haber obtenido asilo, y que pertenecía presuntamente a Anis A., nacido en 1992 en Túnez.

Esta persona está, sin embargo, registrada en distintos organismos alemanes con diferentes nombres y edades. Según el periódico Süddeutsche Zeitung y las emisoras NDR y WDR, el sospechoso se encuentra desaparecido desde septiembre y está calificado como "peligroso" en las bases de datos de las fuerzas de seguridad. Por ello, las autoridades germanas han ofrecido una recompensa de 100.000 euros para aquellos que ofrezcan información que sirva para capturar al desaparecido.

El ministerio de Interior ha indicado que las fuerzas de seguridad tienen registradas a 549 personas como "peligrosas" en circunstancias parecidas a las del sospechoso y a las que se considera susceptibles de cometer un acto terrorista, vinculado o no al yihadismo.

Según distintos medios, el sospechoso buscado por la Policía por su posible relación con el atentado de Berlín tuvo contactos con la red de un islamista detenido en noviembre en Alemania, Abu Walaa, dedicado presuntamente a la captación y adiestramiento de jóvenes para enviarlos a combatir con el Estado Islámico (EI) en Siria e Irak.

La cadena regional RBB publicó asimismo que los investigadores han hallado restos de ADN en la cabina del camión que indican que se produjo una pelea entre el atacante y el conductor, un polaco que resultó muerto en el ataque. Por eso, las fuerzas de seguridad están contactando desde hace horas con centros hospitalarios de Berlín y Brandeburgo, el estado federado que rodea a la capital, en busca de sospechosos.

Nueva detención y más de 500 pistas

Asimismo, la Policía de Berlín habría llevado a cabo una nueva detención este mismo miércoles por la mañana en relación con el atentado pero sin especificar si se trataba del autor de los hechos, según ha informado la emisora RBB. Según este medio, la Policía está centrada ahora en los hospitales y clínicas de Berlín ya que se sospecha que hubo una pelea entre el autor y el conductor del camión, cuyo cuerpo sin vida apareció en el asiento del copiloto tras el atropello masivo que dejó 12 muertos y 48 heridos, y que el responsable del atentado podría estar herido.

La Policía berlinesa está trabajando en base a las más de 500 pistas que ha recibido respecto al atentado, después de constatar que el único sospechoso detenido no está relacionado con los hechos. Este martes por la tarde, horas antes de que el grupo terrorista Estado Islámico reivindicara que un "soldado del califato" estaba detrás del atentado, la Policía puso en libertad al refugiado paquistaní al que se había detenido en los alrededores del lugar de los hechos el lunes.

Al parecer, según informa Der Spiegel, el testigo que siguió al conductor del camión hacia el Tiergarten tras el atropello masivo y llamó por teléfono a la Policía para alertar, le perdió de vista en un momento dado, por lo que el arresto del sospechoso se produjo en base a la descripción ofrecida por éste. Inicialmente, se había dicho que el testigo siguió en todo momento al presunto conductor.

Sin sospechosos detenidos, la Policía ha vuelto ahora al punto de partida, por lo que, consciente de que cuanto más tiempo pase más difícil podría ser localizar al autor, ha intensificado su búsqueda y está analizando todas y cada una de las pistas recibidas, así como los restos de ADN y las huellas dactilares en la escena del crimen. Según alertaron este martes las autoridades, el verdadero autor del atentado sigue a la fuga, estaría armado y podría ser peligroso. Además, los investigadores tratan de determinar también si éste actuó en solitario o tiene cómplices.

Pese a este panorama desalentador, el director de la Asociación de Detectives Criminales alemana, Andre Schulz, se mostró este martes por la noche confiado en que "quizá mañana o en el futuro próximo podremos presentar un nuevo sospechoso". Por lo pronto, las medidas de seguridad en la capital se han reforzado y, según adelantaron ayer las autoridades de Berlín, habrá agentes con ametralladoras y chalecos por las calles.

Conductor polaco

Entretanto, la otra gran incógnita que rodea al atentado es qué ocurrió con el conductor original del camión, un ciudadano polaco cuyo cadáver apareció tras el atropello en el asiento del copiloto. Inicialmente, los medios alemanes habían informado de que éste presentaba una herida de bala realizada con un arma que, según las autoridades, no ha aparecido.

Sin embargo, el diario Bild ha informado este miércoles de que el hombre, primo del propietario de la empresa polaca a la que pertenecía el camión, estaba vivo cuando se produjo el ataque y al parecer habría mantenido una pelea con el autor del mismo, quien presuntamente le habría disparado tras cometer el atentado. Según la versión que ofrece el diario, el conductor polaco se enfrentó con el autor, quien le apuñaló varias veces y posteriormente, una vez cometido el atropello, le disparó.