La primera ministra británica, Theresa May.
La primera ministra británica, Theresa May. / EFE

Theresa May propuso dejar sin escuela pública a hijos de inmigrantes irregulares

  • Interior, cuando la ahora primera ministra estaba al frente, quería que los colegios verificasen la situación de inmigración de las familias, como solicitarles los pasaportes antes de ofrecer plazas a los nuevos alumnos

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El Ministerio británico del Interior tenía planes, cuando estaba al frente Theresa May, para colocar a los hijos de inmigrantes ilegales al final de las listas para obtener plazas escolares, informa hoy la cadena BBC.

El ministerio llegó a sugerir que las escuelas podían retirar las ofertas para una plaza cuando se descubriera que las familias de los pequeños estaban en situación irregular en el Reino Unido, señala la BBC, que cita unas cartas filtradas del Gobierno.

Además, Interior quería que los colegios verificasen la situación de inmigración de las familias, como solicitarles los pasaportes antes de ofrecer plazas a los nuevos alumnos, añade la emisora.

La primera ministra británica conservadora fue titular de Interior desde 2010 hasta el pasado mes de julio, cuando asumió el poder tras la dimisión de David Cameron a raíz del voto favorable al "brexit" -la salida de la UE- en el referéndum del 23 de junio.

El Gobierno señaló que no se pronuncia sobre información filtrada, pero consideró adecuado que se estudiasen diversas opciones sobre el caso antes de tomar una decisión final.

Por ley, los menores de 16 años en el país tienen derecho a la educación pública cualquiera sea las circunstancias de los padres.

El año pasado, cuando era ministra de Interior, Theresa May quería que todos los ministerios ayudaran en su labor de reducir la inmigración, según la cadena pública.

Filtración de unas cartas

La emisora resalta que las cartas revelan una inquietud entre los ministros sobre la posibilidad de utilizar a las escuelas como parte del control inmigratorio al castigar a los niños de inmigrantes ilegales al situarlos al final de las listas para las plazas.

En su día, la entonces ministra de Educación Nicky Morgan escribió a David Cameron para expresar su "profunda preocupación" por el plan escolar de Interior, indica la BBC.

El ministerio de Educación también expresó la inquietud de que verificar la situación de inmigración de las familias podría alterar e interrumpir el proceso de concesión de plazas escolares.

"Introducir estos controles podría llevar a que algunos niños no fueran registrados para ir a la escuela por un temor real de deportación", escribió en su día Morgan.

Al final, estas medidas no llegaron a materializarse al no ser incluidas en un proyecto de ley sobre inmigración, lo que provocó al parecer el descontento de May, agrega la cadena.

Un fuente conservadora familiarizada con estas conversaciones dijo que se trató de "uno de esos momentos en que el deseo por controlar la inmigración se topa con la vida real de la gente y nuestros valores".