El Norte de Castilla

Fillon avanza hacia el liderazgo de la derecha francesa tras el debate con Juppé

François Fillon y Alain Juppé se saludan al comienzo del debate.
François Fillon y Alain Juppé se saludan al comienzo del debate. / Eric Feferberg (Efe)
  • Las encuestas dan como vencedor del cara a cara al que fuera primer ministro con Sarkozy, quien presentó un discurso más rupturista que el alcalde de Burdeos

Después de haber sido la sorpresa en la primera ronda de las elecciones primarias del partido de Los Republicanos en Francia, que partían con Alain Juppé como favorito y que apuntaban, según los sondeos, a una segunda vuelta en la que éste se enfrentaría al expresidente Nicolas Sarkozy, François Fillon ha continuado su avance hacia el liderazgo de la derecha francesa tras el único debate celebrado con su último rival.

A tan solo tres días de la segunda vuelta, los dos que consiguieron desbancar a Sarkozy enfrentaron sus posturas en un debate que las encuestas dan por vencedor a Fillon, con un discurso más rupturista que Juppé.

Además de mostrar sus grandes diferencias sobre los modelos sociales, de empleo público o de seguridad, ambos candidatos recuperaron la cuestión del aborto, sobre el que Juppé -partidario del mismo- pidió a su rival una "aclaración" de su postura. "Fillon se ha convertido en los últimos días en un conservador de la edad media, contra el aborto...", respondió el propio Fillon. "Pero en mi programa, también he dicho que jamás tocaré la IVG (interrupción voluntaria del embarazo)", agregó. No obstante, quiso mantener "su conciencia", postura que ha defendido recientemente, insistiendo en que aunque no modificará la legislación, forma parte de sus valores estar en contra del aborto.

Identidad cultural

La identidad cultural francesa fue otro de los temas en los que los dos conservadores mostraron grandes diferencias, principalmente, en torno a la multiculturalidad. El ex 'premier' de Sarkozy reconoció que el país cuenta con una "historia, un idioma y una cultura" que se han enriquecido gracias a la aportación de la población extranjera. "Pero eso es la base, el fundamento de nuestra identidad", ciontinuó. Sin embargo, señaló que no es la "elección" que quiere para su país. "Yo quiero que los extranjeros que llegan (a Francia) se integren, asimilen y respeten la herencia cultural que es la nuestra", indicó. Así, defendió la necesidad de "mantener los valores, la forma de identidad" que, indudablemente, ha "evolucionado en un mundo abierto" pero que "no debe desaparecer".

En el extremo contrario se situó el alcalde de Burdeos, que defendió que "la identidad cultural es la diversidad". "Y aquí puedo tener ciertas diferencias con François (Fillon), porque no todos somos iguales: tenemos orígenes diferentes, colores de piel diferentes, religiones distintas y otros que no tienen (religión) y también ideas políticas diferentes", dijo. Todo esto Juppé lo definió como una "riqueza" para el país, una "fuerza", siempre y cuando ésta "no conduzca al comunitarismo". En este sentido, señaló que esta diversidad no debe llevar "al confinamiento de cada uno de estos grupos en sus propias leyes o en sus propios modos de vida", sino a una "unidad reforzada en la nación".

Putin apoya a Fillon

En medio de las primarias que decidirán quién dirigirá la derecha francesa, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, se ha posicionado abiertamente a favor del ex primer ministro de Sarkozy, quien espera que se convierta en el próximo candidato de Los Republicanos a la Presidencia de Francia.

Durante el debate, las relaciones de París con Moscú volvieron a situarse sobre la mesa, y tuvo que responder, precisamente, a este apoyo ofrecido por el líder del Kremlin. Sin embargo, Fillon se mostró sorprendido y aseguró no haber "entendido por completo" la decisión de Putin de respaldarle. "Hemos trabajado juntos, porque fui primer ministro durante cinco años y él era primer ministro. Esas son las únicas relaciones que hemos tenido", apuntó.

Fillon defendió una postura más suave hacia el Kremlin y criticó la política del presidente, François Hollande, que tildó de "absurda" porque ha conseguido que el país se "endurezca, se aísle y active un mecanismo nacionalista". "Resulta que Rusia es el país más grande del mundo, plagado de armas nucleares, por lo tanto un país peligroso si lo tratamos como lo hemos tratado desde hace cinco años", manifestó. En este sentido, pidió que París "se siente con los rusos alrededor de una mesa sin exigirle un acuerdo con Estados Unidos y que reconstruyamos, si no una confianza, un lazo que permita amarrar a Rusia y Europa".

Los sondeos, a favor de Fillon

Si bien los sondeos durante la primera vuelta apuntaban a un Fillon lejos de quedar primero y desbancar a Sarkozy de la carrera a la candidatura presidencial, ahora las encuestas sí se posicionan a su favor. Tras el debate, la encuesta de 'Le Figaro' -con la respuesta de 26.587 votantes- le daba al ex 'premier' de Sarkozy una clara ventaja sobre su rival.

El 71% de los participantes veían ganador del debate a Fillon, mientras que sólo un 29% veían a Juppé, quien también fue primer ministro de Francia bajo la presidencia de Jacques Chirac. Por su parte, el sondeo de Elabe para la cadena de televisión BFMTV daba también la victoria del debate a Fillon, a quien el 57% consideraba que había sido "más convincente" en el que ha sido el primer y último encuentro cara a cara con su contrincante en la carrera por el liderazgo conservador.

Incluso antes del propio debate, Fillon partía como favorito para la segunda vuelta de las primarias. Según la encuesta IFOP-Fiducial, casi uno de cada tres conservadores (el 65%) votará por Fillon en la cita del domingo, mientras que sólo el 35% se decantará por Juppé.