El Norte de Castilla

Sting devuelve la música al Bataclan

vídeo

Sting, durante el concierto en Bataclan. / Reuters | Vídeo: Atlas

  • La mítica sala parisina reabre sus puertas tras los atentados del 13 de noviembre de 2015

Un año después de los atentados del 13 de noviembre, la música volvió a sonar este sábado en el Bataclan, de la mano de Sting, en un concierto de homenaje a las 90 víctimas de los atentados yihadistas, que marca la reapertura de la mítica sala parisina.

"Esta noche, tenemos que conciliar dos deberes: primero recordar a quienes perdieron la vida en el ataque y también celebrar la vida, la música, en este lugar histórico", dijo el cantante en francés antes del inicio del homenaje.

más información

  • El presunto coordinador de los ataques de París y Bruselas clama su inocencia en una carta

  • Bataclan renace con la voz de Sting

Después del minuto de silencio, el músico entonó la canción "Fragile", seguida de "Message in a Bottle", siempre alentado por el público. En el escenario, lo acompañaba el trompetista franco-libanés Ibrahim Maalouf.

En la sala, con una capacidad de casi 1.500 plazas, se reunieron sobrevivientes y familiares de las víctimas que murieron hace un año. Algunas autoridades también los acompañaron en el concierto.

La profunda emoción del momento se cristalizó en las lágrimas de muchos de ellos. "Esta noche retomo mi vida como era antes. Es un deber, es una obligación estar ahí porque hay 90 personas que ya no pueden venir", dijo antes del concierto Aurélien, uno de los sobrevivientes. "Es la primera vez en un año que voy a un lugar público. No fui al cine, ni a un concierto. Hacía que me llevaran las compras a domicilio, me quedé todo el tiempo en mi casa", contó este treinteañero, que prefirió no dar sus apellido.

El millar de entradas que salieron a la venta el martes se agotaron en menos de media hora. Las últimas se repartieron el viernes.

En la noche del 13 de noviembre de 2015, la ola de terror empezó en las inmediaciones del estadio nacional de Saint-Denis, al norte de la capital, durante el partido de fútbol Francia-Alemania, y continuó en el Bataclan y seis terrazas de bares y restaurantes.

El balance final de los ataques reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI) fue de 130 muertos.

La conmemoración del primer aniversario de estos atentados comenzó el viernes por la noche en el estadio de Saint-Denis, donde los 80.000 espectadores guardaron un respetuoso minuto de silencio antes de un Francia-Suecia de clasificación para el Mundial de 2018.

Hace un año se registró la primera víctima a escasos metros del estadio. Tres kamikazes hicieron estallar sus cinturones explosivos segando la vida de Manuel Dias, un conductor portugués de 63 años que había acompañado a un grupo de seguidores. Luego murieron otras 129 personas que disfrutaban de las terrazas o asistían a un concierto del grupo estadounidense Eagles of Death Metal en el Bataclan. "Es importante que (la sala) vuelva a funcionar, que siga siendo un lugar de conciertos después de lo que pasó. Necesitamos volver a la vida normal", dijo el cantante Sting, en una entrevista publicada por el diario Le Parisien.

Inaugurado como teatro en 1865, el Bataclan va a "hacer mucho ruido" el sábado, según Jérôme Langlet, dirigente de Lagardère Live Entertainment, la empresa propietaria del local. "Un año después de los atentados, Francia y el mundo entero van a ver que el Bataclan renace".

Sting, de 65 años, no cobrará por este concierto, cuya recaudación se destinará a las asociaciones de víctimas. El cantante inglés, que dio en el Bataclan un concierto memorable con The Police el 23 de abril de 1979, prometió "honrar la memoria de los que murieron". El concierto fue filmado y será difundido por televisión el domingo por varias cadenas.

La sala de conciertos, testigo durante décadas de la noche parisina, se había convertido en un lugar de peregrinación y recogimiento.

Como parte de los homenajes, el presidente francés, François Hollande, se reunió con las víctimas, con las asociaciones y con los magistrados que investigan el caso.

Se depositaron farolillos en el Canal Saint Martin, muy cerca de varias de las terrazas atacadas. La asociación "13 de noviembre: fraternidad y verdad" también llamó a los franceses a participar en las conmemoraciones poniendo una vela en sus ventanas.

El día mismo del atentado, acompañando a familiares de las víctimas, Hollande, la alcaldesa de París Anne Hidalgo y su homólogo de Saint-Denis Didier Paillard acudirán a todos los lugares golpeados por los atentados: el estadio nacional, los bares y restaurantes Le Carillon, Le Petit Cambodge, La Bonne Bière, Cosa Nostra, Comptoir Voltaire, La Belle Équipe y finalmente la sala Bataclan. Durante el cortejo se descubrirán placas conmemorativas con los nombres de las víctimas.

Impiden la entrada a Eagles of Death Metal

Dos miembros del grupo Eagles of Death Metal, la banda que tocaba en el Bataclan la noche de los atentados del 13 de noviembre, fueron impedidos de entrar al concierto de reapertura en París, por haber realizado declaraciones polémicas sobre la seguridad, indicó la gerencia del establecimiento.

"Ellos vinieron, yo los eché, hay cosas que uno no perdona", declaró Jules Frutos, codirector de la sala, al terminar el concierto de Sting, con el que el Bataclan reabrió sus puertas y conmemoró el primer aniversario de la tragedia, en la que murieron 90 personas.

Uno de los miembros de la banda que fueron impedidos de entrar, el cantante Jesse Hughes, había indicado sus sospechas de que el atentado pudiera haber sido preparado desde el interior de la sala, con la ayuda de los guardias, según dijo en una entrevista a un canal de televisión estadounidense en marzo.

Los dos músicos y el agente de la banda viajaron a París para asistir el domingo a los homenajes oficiales cuando se cumple el primer aniversario del atentado.

Hughes, que ostenta posturas de ultraderecha, ha realizado varias declaraciones polémicas en relación a los atentados.

Hace unos meses dijo en una entrevista a la revista Taki's Magazine, una publicación estadounidense de posturas extremas, que en el momento de los ataques había musulmanes celebrando en la calle.

"Yo vi a musulmanes celebrando en las calles durante los ataques. Los vi con mis propios ojos. En tiempo real. ¿Cómo sabían qué estaba pasando? Tenía que haber algún tipo de coordinación", dijo entonces el cantante, un ferviente partidario del presidente electo estadounidense, Donald Trump.

Pese a que Hughes se disculpó, varios festivales franceses cancelaron su participación en conciertos ya programados.

"Se permite cada dos meses hacer declaraciones increíblemente falsas. Es un delirio total, acusar a la seguridad de haber sido cómplice de los terroristas (...) Enough (Basta)", dijo a principios de semana Frutos, que enterró definitivamente el deseo expresado por Hughes de volver a tocar en el Bataclan.