Netanyahu dice que los métodos no letales «no funcionan» en Gaza

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. / Reuters | Atlas

El primer ministro israelí acusa a Hamás de «empujar a civiles, mujeres y niños a la línea de fuego para lograr víctimas»

AGENCIASWashington

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha declarado en una entrevista con la cadena de televisión estadounidense CBS que los métodos no letales no funcionan para Gaza, donde ayer su Ejército mató a más de 60 palestinos.

«Lo intentas de todas las maneras. Pruebas todo tipo de métodos. Pruebas métodos no letales y no funcionan. Entonces te dejan con malas opciones. Es un mal negocio», afirmó el líder israelí en la entrevista, grabada en Jerusalén.

Netanyahu explicó así la muerte a tiros de más de 60 palestinos en las protestas de ayer en Gaza contra la inauguración de la Embajada de EE UU en Jerusalén, que el presidente Donald Trump ordenó trasladar desde Tel Aviv.

El líder israelí culpó además al movimiento palestino Hamás de los muertos, al acusarlos de buscar víctimas. «Nosotros intentamos minimizar las víctimas. Ellos intentan que las haya para poner presión sobre Israel», dijo Netanyahu. «Empujan a civiles, a mujeres y a niños a la línea de fuego con el objetivo de obtener víctimas», añadió el primer ministro israelí, que también acusó a Hamás de «pagar» a los palestinos para participar en las protestas. «Desafortunadamente, estas cosas son evitables. Si Hamás no los hubiese empujado, no hubiese pasado», ha añadido Netanyahu.

La matanza de palestinos ha provocado numerosas condenas internacionales. En una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, EE UU defendió en solitario la respuesta de Israel a las protestas en Gaza ante una mayoría de países que cuestionaron esa actuación.

Más información

Cambio de embajadas

Por otro lado, Guatemala ha inaugurado este miércoles en Jerusalén su nueva embajada, como lo hizo Estados Unidos el lunes, rompiendo con décadas de consenso internacional. Guatemala es el segundo país que traslada su sede diplomática de Tel Aviv a Jerusalén. La decisión de Estados Unidos terminó con el consenso internacional de mantener las embajadas fuera de Jerusalén debido al estatuto de la Ciudad Santa y al conflicto israelo-palestino.

Precisamente, la Liga Árabe se reúne este miércoles para discutir sobre el traslado «ilegal» por parte de Estados Unidos de su Embajada en Israel a Jerusalén, según informó el lunes un responsable diplomático árabe citado por la agencia de noticias egipcia MENA. Según este medio, la reunión del miércoles será a nivel de representes permanentes ante la Liga Árabe para «contrarrestar la decisión ilegal adoptada por Estados Unidos de trasladar su Embajada a Jerusalén».

El lunes se celebró el acto de inauguración de la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, cumpliendo así con el anuncio realizado en diciembre por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebrado por Israel y muy criticado por los palestinos y los países árabes.

Por su parte, Turquía ha ordenado al cónsul general de Israel en Estambul que abandone el país temporalmente, delspués de que el gobierno israelí ordenara marcharse de Jerusalén al cónsul turco, indicó la prensa turca. El ministerio turco de Relaciones Exteriores pidió al cónsul general israelí en Estambul, Yossi Levi Safri, que se vaya de Turquía «por un tiempo», indicó la agencia de prensa estatal Anadolu. En la víspera, Turquía había pedido al embajador israelí que regresara «a su país durante un tiempo» debido a la sangrienta jornada del lunes en la frontera de Gaza e Israel.

El martes, Israel respondió ordenando que se marchara al cónsul general de Turquía en Jerusalén, quien asegura una misión de representación diplomática en la Ciudad Santa ante la Autoridad Palestina. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, un islamista conservador, acusó el lunes a Israel de «terrorismo de Estado» y «genocida». El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, respondió diciendo que no admitía «lecciones de moral» de Erdogan, uno de los «grandes apoyos de Hamas». Erdogan replicó afirmando que Netanyahu tenía «sangre palestina en las manos» y que Israel era un «estado de apartheid».

Este cruce de acusaciones y represalias pone en riesgo la endeble normalización iniciada desde 2016 entre Turquía e Israel tras una grave crisis diplomática desencadenada por un ataque israelí contra un barco turco de una ONG que intentaba romper el bloque de Gaza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos