Siria niega la veracidad del informe sobre los supuestos ahorcamientos

Fotografía facilitada por Amnistía Internacional que muestra una vista aérea de la cárcel de Saidnaya.
Fotografía facilitada por Amnistía Internacional que muestra una vista aérea de la cárcel de Saidnaya. / Efe
  • El documento publicado por Amnistía Internacional denuciaba una campaña extrajudicial de ahorcamientos colectivos y violaciones orquestada por las autoridades

El Gobierno sirio ha negado la veracidad del informe publicado por Amnistía Internacional (EI), en el que se denuncia una campaña extrajudicial de ahorcamientos colectivos en la cárcel de Saidnaya orquestada por las autoridades.

En un comunicado, publicado en las últimas horas por la agencia de noticias oficial SANA, el Ministerio sirio de Justicia afirmó que "es una noticia falsa, porque las ejecuciones en Siria no se emiten hasta que pasan por varias etapas judiciales en un tribunal".

La nota destaca que con estas informaciones se pretende dañar la reputación del país árabe en los foros internacionales, especialmente "tras los logros del Ejército Árabe Sirio y la derrota de las bandas terroristas armadas, que van en paralelo a las reconciliaciones nacionales".

Según el ministerio de Justicia sirio, "con estas calumnias se quiere lograr lo que esas bandas no han podido". En el texto, las autoridades sirias defendieron la independencia de los jueces, que, subrayaron, están alejados de la política.

Para ese ministerio, "la mera mención de que hubo ejecuciones es una prueba flagrante de la falta de verdad de lo que muestran los medios de comunicación". La nota agregó que han sido "bandas terroristas armadas" las que han ejecutado a varios conocidos jueces y han secuestrado a clérigos y civiles, que no han hecho más que tener una afiliación distinta de la de esos grupos.

Cuestionan la palabra de los testigos

Asimismo, se quejó de que algunos medios publicaron entrevistas con varios antiguos reclusos que habían estado en Saidnaya u otras cárceles, que aseguraron que habían sido torturados y que ahora están fuera de Siria.

Sin embargo, el ministerio de Justicia sirio se preguntó que si lo que dice AI es verdad por qué esas personas no fueron ejecutadas por las autoridades y sí puestas en libertad.

En su informe, AI señala que unas 13.000 personas, la mayoría civiles que se cree que eran opositores, podrían haber muerto en los últimos cinco años en la cárcel de Saidnaya en una campaña extrajudicial de ahorcamientos colectivos.

A este respecto AI destaca que ninguno de los ahorcados recibió nada parecido a un juicio real, ya que tan solo comparecían uno o dos minutos ante lo que se denomina una Corte Militar de Campaña, fuera del sistema judicial sirio.