El jefe de la CIA dice que Rusia intentó influir en las elecciones de EE UU pero fracasó

Pompeo habla en un evento. /Yuri Gripas (Reuters)
Pompeo habla en un evento. / Yuri Gripas (Reuters)

«Soy optimista respecto a que seremos capaces de impedir cualquier injerencia ya venga de Corea del Norte, de Al Qaeda, de Wikileaks o de Rusia», asegura Pompeo

EFEWashington (EE UU)

El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, dio por sentado que Rusia intentó interferir en las pasadas elecciones presidenciales de los Estados Unidos, pero negó que tuviera éxito a la hora de influir en unos resultados que llevaron a Donald Trump a la Casa Blanca.

"La postura de la agencia es que el intento de interferencia por parte de los rusos no afectó el resultado de las elecciones", señaló Pompeo durante su intervención en el Foro sobre Seguridad Nacional, organizado en Washington por la Fundación para la Defensa de las Democracias.

En la actualidad existen varias investigaciones abiertas por parte de las autoridades estadounidenses sobre la supuesta vinculación del Kremlin con una serie de acciones que tenían como objetivo interferir en el resultado de los comicios presidenciales celebrados en 2016. Pompeo, sin embargo, restó importancia a este hecho, ya que, según dijo, es algo que "los rusos han estado intentando hacer desde hace años".

El jefe de la CIA señaló que en todo este tiempo lo único que ha cambiado son las herramientas para hacerlo, en una clara referencia a la amenaza que en la actualidad supone el terrorismo cibernético. De acuerdo con el director del servicio de espionaje, esta amenaza "se produjo en las elecciones de 2016 y se volverá a producir en las de 2018", cuando se celebren comicios legislativos, pero dijo estar tranquilo dado que Estados Unidos cuenta con las "herramientas necesarias" para neutralizar cualquier injerencia. "Soy optimista respecto a que seremos capaces de impedir cualquier injerencia ya venga de Corea del Norte, de Al Qaeda, de Wikileaks o de Rusia", sentenció Pompeo.

Con estas palabras, el funcionario quiso dejar claro que no sólo el Kremlin podría querer influir en las elecciones estadounidenses, y señaló a Pyongyang como otro posible adversario que podría estar interesado en intentarlo, por resultar económicamente más viable que el desarrollo de un programa de armamento nuclear.

Fotos

Vídeos