Los misteriosos «piojos de mar» que casi devoran las piernas de un joven en Australia

El adolescente Sam Kanizay recibe asistencia médica en un hospital.
El adolescente Sam Kanizay recibe asistencia médica en un hospital. / EFE

El adolescente salió del agua con las piernas ensangrentadas tras ser atacado en grupo por unas pequeñas criaturas marinas

COLPISAMadrid

Un adolescente de Melbourne (Australia) se encontró con que sus piernas estaban cubiertas de sangre tras salir del agua en la playa de Dendy Street, en Brighton. Sam Kanizary, de 16 años, se dio un baño tras disputar un partido de fútbol y, al salir, tuvo "la sensación de tener las piernas cubiertas de arena", por lo que decidió volver a bañarse. Fue al salir del agua por segunda vez cuando descubrió que sus piernas estaban bañadas en sangre y llenas de mordeduras tras ser atacado por unas pequeñas criaturas marinas, según explica su padre, Jarrod Kanizay.

¨Volvió y lo que encontró fue sangre en sus piernas. Comieron a través de la piel de Sam y le hicieron sangrar de forma abundante", explica el progenitor, que regresó al día siguiente al lugar del ataque y, usando como cebo un trozo de carne, capturó decenas de las criaturas que presuntamente atacaron a su hijo. "Se pegaban a la carne y chupaban toda la sangre", asegura Kanizay.

Investigaciones de expertos

Sgún el experto en invertebrados marinos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Alistair Poore, podría tratarse de "piojos de mar", un animal invertebrado que se alimenta de carroña, aunque no suelen atacar de esa manera. "Nunca había visto un caso como este (...) tendría que haberse producido un ataque masivo para producir las heridas que tenía Sam", ha señalado.

De la misma opinión es la bióloga marina Genefor Walker-Smith, quien asegura que el incidente fue "desafortunado" ya que las criaturas no suelen causar tantos daños. "Es posible que el grupo de animales estuviera molesto, porque generalmente no se quedan esperando a su presa para atacar como lo harían las pirañas", ha señalado..

Por su parte, Richard Reina, profesor asociado de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Monash, ha asegurado que ¨nunca había visto un caso así en un cuerpo humano". ¨Los piojos del mar suelen comer los animales muertos o moribundos. Muerden a los humanos también, pero no en casos tan severos como este¨, ha apuntado Reina. "Puede que el joven se quedara bastante tiempo en el agua y sus piernas se entumecieran con el frío, por lo que no se dio cuenta de que estaba siendo atacado por los piojos de mar".

Fotos

Vídeos