El Norte de Castilla

Christopher Kohlhepp.
Christopher Kohlhepp. / Efe

El detenido por encadenar a una mujer en Carolina del Sur confiesa siete asesinatos

  • Reconoce haber matado a cuatro personas en una tienda de motocicletas en 2003 y ha mostrado a los agentes el lugar donde enterró a otras dos víctimas en su propiedad, donde previamente se había hallado otro cadáver

Un hombre detenido por mantener encadenada a una mujer en su propiedad en Carolina del Sur (EE UU) ha confesado ser el autor de siete asesinatos cometidos en la última década, informan medios locales.

Christopher Kohlhepp, de 45 años, fue arrestado el jueves después de que agentes de la policía del condado de Spartanburg encontrasen a una mujer encadenada "como un perro" en el interior de un contenedor metálico, ha indicado el sheriff local, Chuck Wright.

Kohlhepp ha confesado haber matado a cuatro personas en una tienda de motocicletas en 2003, un crimen que permanecía sin resolver desde entonces. También ha mostrado a los agentes el lugar donde había enterrado a otras dos víctimas en su propiedad, donde previamente se había hallado otro cadáver.

"Si no fuera porque Dios contestó a nuestras oraciones y porque interrogamos a Todd, no sé si se habría resuelto ese caso", ha señalado Wright, según 'The Chicago Tribune', sobre el cuádruple asesinato cometido en un tienda de motocicletas de Chesnee (Carolina del sur) hace trece años. El sheriff ha explicado que Kohlhepp también les mostró el sábado el lugar en el que enterró a otras dos de sus víctimas en su propiedad cerca de Woodruff. El detenido, que permaneció al menos una hora en ese lugar, esposado y vestido con un mono de color naranja, tuvo una actitud "muy colaboradora" con la policía, ha destacado Wrigth.

El viernes, la Policía había encontrado el cuerpo de un hombre, identificado como Charles Carver, de 32 años, el novio de la mujer hallada el jueves en el contenedor metálico. Carver y la mujer desaparecieron a finales de agosto y las últimas señales conocidas de sus teléfonos móviles condujeron a los investigadores hasta la propiedad de Kohlhepp. La mujer le dijo a los agentes que Kohlhepp había matado a su novio delante de ella.