Yahoo cumplió con una orden judicial para espiar correos de sus usuarios

El logotipo del correo electrónico de Yahoo.
El logotipo del correo electrónico de Yahoo. / Reuters
  • Utilizó un programa destinado a detectar pornografía infantil y correos basura para buscar una firma digital asociada con un grupo terrorista extranjero

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Yahoo utilizó un programa destinado a detectar pornografía infantil y correos basura para cumplir con una orden judicial secreta requerida por el Gobierno de Estados Unidos para buscar una firma digital asociada con un grupo terrorista extranjero, según reportó este miércoles el 'The New York Times'.

De acuerdo con el rotativo neoyorquino, que cita diversas fuentes en condición de anonimato, el año pasado el Departamento de Justicia obtuvo la orden tras solicitarla al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de los Estados Unidos, una corte secreta que estudia peticiones de vigilancia contra agentes extranjeros. Yahoo optó entonces por modificar un programa de seguridad que ya utilizaba para detectar software maligno, además de pornografía infantil y correos basura, con el objetivo de hallar rastros de la organización terrorista, que según el 'The New York Times' tiene lazos con un gobierno extranjero.

El programa modificado permitió a Yahoo recopilar todos los correos utilizados por sus usuarios que contuvieran la firma electrónica asociada al grupo terrorista, un archivo que puso a disposición del Buró Federal de Investigaciones (FBI, en inglés). Al parecer, los miembros de esa organización se comunicaban entre ellos a través de cuentas de Yahoo con una firma electrónica "muy singular".

El artículo no especifica el tipo de información que buscaba el Gobierno estadounidense, pero sí explica que la orden judicial es "atípica" porque "implicaba el barrido sistemático de los mensajes de correo electrónico de todos los usuarios (millones) de Yahoo en lugar de cuentas individuales". De acuerdo con las fuentes gubernamentales y de Yahoo citadas por el 'The New York Times', el gigante de internet ha dejado ya de recopilar esos correos electrónicos.

Yahoo denunció en 2014 haber recibido "amenazas" del Gobierno estadounidense para forzarle a cooperar con la Administración y entregar datos de los usuarios en el marco del programa de vigilancia PRISM de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). PRISM, cuya existencia se había dado a conocer al público un año antes a través de las filtraciones del exanalista de la NSA Edward Snowden, establece la obligación para las empresas tecnológicas de compartir con el Gobierno información sobre sus usuarios. Según la compañía, el Gobierno les amenazó entonces con una multa diaria de 250.000 dólares si rechazaban obedecer la orden de vigilancia.