El Norte de Castilla

Trump promete trabajo a la comunidad negra

Donald Trump y Ben Carson.
Donald Trump y Ben Carson. / Afp
  • El multimillonario y candidato republicano ha tendido desde hace semanas la mano a las minorías, que mayoritariamente favorecen a su rival demócrata Hillary Clinton.

El candidato republicano Donald Trump se dirigió a los afro-estadounidenses desde una iglesia de Detroit, prometiendo empleos y esperanza a una comunidad negra que lo ve con desconfianza, y que apoya abrumadoramente a su rival demócrata Hillary Clinton.

"Estoy aquí para escuchar vuestro mensaje", dijo Trump, en un discurso apaciguador ("somos todos hermanos y hermanas"), que contrastó singularmente con los de sus mitines de campaña.

Con dificultades en las encuestas, el multimillonario inmobiliario de Nueva York ha tendido desde hace semanas la mano a las minorías, que mayoritariamente favorecen a su rival demócrata Hillary Clinton.

Según un sondeo del diario USA Today y de la Universidad de Suffolk publicado el jueves, solo el 4% de los electores negros lo apoyan.

Insistiendo sobre el derecho a vivir seguros "con un empleo bien pagado", el multimillonario prometió otra política para reconstruir Detroit, con "fábricas por todas partes, escuelas". "Voy a hacer que las cosas se muevan para ustedes", prometió, evocando "las tiendas cerradas, la gente sentada en las veredas sin empleo, sin nada que hacer".

El candidato republicano se unió luego a la audiencia, tratando de seguir el ritmo de la música. Un centenar de manifestantes se había concentrado para esperar al multimillonario hacia el mediodía frente a la iglesia. "Trump no tendrá mi voto", decía uno de los carteles que se agitaba en la muchedumbre.

En Detroit, muchos afro-estadounidenses reconocen que sus condiciones de vida no mejoraron mucho durante los dos periodos que gobernó Barack Obama, el primer presidente negro en la historia de su país, pero consideran que Trump, no es ni de lejos, el hombre providencial. "Nosotros hemos estudiado el programa del partido republicano y lo hemos encontrado insuficiente. Hemos escuchado a su candidato y lo hemos encontrado indignante", dijo Eric Williams, quien da talleres para pequeños empresarios negros en el seno de la Universidad de Wayne State, de esta enorme ciudad del norte de Estados Unidos. "No hay absolutamente nada que pueda hacer para mejorar su imagen entre la comunidad afroamericana".

Su argumentación se resume en un frase: "¿Qué tienen que perder?" frente a las cifras de desempleo, de pobreza y criminalidad. Trump llamó a esta parte del electorado a romper con el voto tradicionalmente demócrata que, afirma, no cambió nada.

Charelle, que rehusa dar su apellido, juzgó "absurdo" imaginar que Trump respondería verdaderamente a las inquietudes de su comunidad: "Es justo un pretexto para tomarse las fotos y decir: ¡Miren, no soy racista!".

El cierre de las grandes fábricas de automóviles desde la década de 1970 ha tenido efectos devastadores en la ciudad, en la que barrios enteros quedaron en un avanzado estado de abandono. "Es la clase negra la que más sufrió", señaló Reynolds Faerley, profesor de la Universidad de Michigan que estudia la evolución étnica de la población en la ciudad.

Más allá del programa de campaña, la personalidad y las posiciones expresadas en el pasado por Trump despiertan fuertes resistencias.

Desde que lanzó su campaña a la presidencia, el magnate inmobiliario se puso a la cabeza de las preferencias de los republicanos con resabios nacionalistas que pretendían poner en duda la validez del acta de nacimiento estadounidense del presidente Barack Obama. "Nosotros no hemos olvidado eso", dice Eric Williams. "Eso dice mucho sobre este hombre".

Para David Bullock, militante de los derechos cíviles y candidato a consejero municipal de la ciudad, los republicanos como los demócratas han decepcionado en los barrios más desfavorecidos "desde hace varios años".

Pero Clinton tiene una ventaja decisiva sobre Trump: "ella construyó una relación duradera de confianza con los representantes de la comunidad negra".

Más que volcar los votos en su favor, una tarea que se ve difícil, la estrategia del multimillonario podría consistir en convencer a una parte de este electorado de quedarse en su casa el próximo 8 de noviembre.

Según David Bullock, esta táctica podría ayudarlo en estados como Carolina del Norte, donde la carrera presidencial se ve reñida y el voto negro podría ser determinante. "Desde el punto de vista de Trump, (esta visita) tiene su lógica. Pero sabemos que no se trata de ayudar a Detroit", concluyó.