La familia del disidente chino Liu rechaza la respiración artificial

El disidente chino Liu Xiaobo. / Reuters

El Premio Nobel de la Paz 2010 «está en fallo respiratorio», ha indicado Hospital Universitario de Shenyang

COLPISA / AFPPekín

La familia del disidente chino Liu Xiaobo ha rechazado que sea sometido a respiración asistida, según ha asegurado este miércoles el hospital donde se encuentra internado por un cáncer de hígado en fase terminal, suscitando el temor de que pueda morir privado de libertad.

Después de tres días de tratamiento intensivo, el Premio Nobel de la Paz 2010 "está en fallo respiratorio", indicó el Hospital Universitario de Shenyang, en el noreste de China. "El hospital ha explicado a la familia del paciente la necesidad de realizar una intubación traqueal" para someterlo a respiración artificial, pero ésta la rechazó, afirmó el centro en su página web.

El hospital, que previamente había informado de que Liu, de 61 años, sufrió un fallo multiorgánico, aseguró asimismo que el funcionamiento de su hígado se deterioró pese a tres días de tratamientos antiinfección. "No tenemos ningún modo de tener noticias suyas directamente de él o de su familia, pero según el comunicado del hospital (...) es posible que Liu Xiaobo no sobreviva a las próximas 24 horas", declaró a la AFP el disidente chino Ye Du.

Si falleciera en China, Liu se convertiría en el primer Premio Nobel de la Paz en morir privado de libertad desde el pacifista alemán Carl von Ossietzky, que murió en 1938 en un hospital cuando estaba detenido por los nazis. El opositor chino fue hospitalizado debido a su grave estado de salud tras haber pasado ocho años en la cárcel donde purgaba una pena por "subversión".

China se opone a que Liu Xiaobo viaje al extranjero para someterse a un tratamiento como él mismo había pedido y afirma que su estado de salud impide el traslado, contrariamente a lo que sostienen dos médicos occidentales que lo visitaron la semana pasada. El martes, Estados Unidos pidió a China que libere al disidente y propuso acogerlo para proporcionarle tratamiento médico si él lo desea.

El portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, volvió a repetir el miércoles su respuesta habitual a este tipo de peticiones: los otros países deben respetar la soberanía judicial china y "no interferir en los asuntos internos de China bajo el pretexto de un caso individual".

Fotos

Vídeos