El balance por la violencia en Birmania podría superar los mil muertos

Un refugiado, llorando. / Afp

En las últimas dos semanas, 164.000 civiles, la mayoría rohinyás, huyeron al vecino Bangladés, donde se instalaron en campamentos de refugiados

COLPISA / AFPDaca

Más de 1.000 personas podrían haber muerto ya en el estado birmano de Rakáin, miembros de la minoría rohinyá en su mayor parte, es decir, el doble de lo que anticipaba el Gobierno, informó un representante de la ONU a la AFP este viernes.

"Quizá, alrededor de 1.000 o más ya han muerto", indicó Yanghee Lee, informador especial de Naciones Unidas sobre los derechos humanos en Birmania, que matizó que, si bien habría muertos "en ambas partes", la mayor parte de los fallecimientos "se concentrarían fundamentalmente en la población rohinyá".

En las últimas dos semanas, 164.000 civiles, la mayoría rohinyás, huyeron al vecino Bangladés, donde se instalaron en campamentos de refugiados atestados que ya estaban repletos. Otros fallecieron al tratar de escapar de la violencia del estado de Rakáin (suroeste), donde, según afirmaron testigos, se habrían incendiado pueblos enteros desde que los militantes rohinyás lanzaron una serie de ataques coordinados el 25 de agosto, duramente reprimidos por el ejército birmano.

Desde hace décadas, los rohinyás, que representan alrededor de un millón de personas en Birmania, son víctimas de discriminaciones en ese país en el que alrededor del 90% de la población es budista. Considerados extranjeros, los rohinyás son apátridas, a pesar de que algunos viven en Birmania desde hace generaciones. Las cifras facilitadas por el informador de la ONU en una entrevista en Seúl son muy superiores a las del balance del Gobierno, de 432 muertos.

En un balance actualizado de las autoridades anunciado el jueves, Birmania aseguró que 6.600 viviendas de rohinyás y 201 hogares de personas no musulmanas habían sido incendiados desde el 25 de agosto. Además, las autoridades añadieron que 30 civiles habían sido abatidos -siete rohinyás, siete hindúes y 16 budistas de Rakáin- en los combates.

El ejército birmano había anunciado previamente haber abatido a unos 387 rebeldes rohinyás, mientras que las autoridades indicaron que 15 miembros de las fuerzas de seguridad habían perdido la vida desde que comenzó la oleada de enfrentamientos. Sin embargo, Lee aseguró a la AFP que "es altamente probable que las cifras estén subestimadas".

"Lo más lamentable, lo más grave es que no podemos verificar [esas cifras] ahora porque no tenemos acceso", denunció. "Creo que este será uno de los peores desastres que el mundo y Birmania hayan conocido en los últimos años".

Fotos

Vídeos