El Norte de Castilla

El Daesh ejecuta a 21 civiles en Mosul por colaborar con el Ejército iraquí

Tanques iraquíes en la reconquistada ciudad de Ali Rash, a cinco kilómetros al este de Mosul.
Tanques iraquíes en la reconquistada ciudad de Ali Rash, a cinco kilómetros al este de Mosul. / Ahmed Jalil (Efe)
  • Los milicianos imponen un rígido control de las comunicaciones para evitar que la población pueda ver los progresos realizados por las fuerzas iraquíes en su ofensiva

El grupo terrorista Daesh ha ejecutado sumariamente a 21 civiles en Mosul por colaborar con las fuerzas iraquíes, que continúan su avance para recuperar la ciudad un mes después del inicio de la ofensiva.

Las ejecuciones, de las que ha informado este martes una fuente médica, indican que el grupo yihadista ha mantenido su capacidad de controlar Mosul, más de cuatro semanas después de que comenzara la operación militar.

Aunque la presencia de civiles ha ralentizado el avance, las autoridades iraquíes afirman que algunas de sus operaciones han contado con la asistencia de información suministrada por residentes sobre las posiciones del Daesh dentro de la ciudad. Para intentar frenar el flujo de información fuera de Mosul, los milicianos han controlado las comunicaciones, prohibiendo el uso de teléfonos móviles y también confiscando las antenas de satélite para evitar que la población pueda ver los progresos realizados por las fuerzas iraquíes.

La mayoría de los ejecutados en los tres últimos días fueron acusados de cooperar con el Ejército iraquí, según la fuente médica que vio la lista de 21 nombres y ha sido informada de los cargos a los que se enfrentaban. El departamento forense de la ciudad fue notificado de las ejecuciones, según la fuente, pero esta vez no ha habido cuerpos, como ocurrió la semana pasada cuando aparecieron 20 cadáveres en la ciudad en una advertencia pública en contra de ayudar al Ejército.

Según los residentes, la mayoría de las víctimas del Daesh en estos dos años han sido enterradas en fosas comunes fuera de Mosul porque los milicianos consideran que son apóstatas que no se merecen funerales religiosos. Las familias solo se enteran de la suerte de sus seres queridos por las listas que se entregan a los médicos en la morgue.