El Norte de Castilla

El Parlamento chino aprueba una polémica ley de ciberseguridad

El texto preocupa a empresas extranjeras y ONG.
El texto preocupa a empresas extranjeras y ONG. / Archivo
  • La legislación recoge que el Ejecutivo puede tomar medidas para "controlar, defender y gestionar las amenazas que procedan de dentro del país o del extranjero"

La Asamblea Nacional Popular (ANP), el Legislativo chino, ha anunciado este lunes la aprobación de una ley de ciberseguridad, muy criticada por organizaciones empresariales extranjeras y grupos de defensa de los derechos humanos.

La legislación recoge que el Ejecutivo tomará medidas para "controlar, defender y gestionar los riesgos de ciberseguridad y las amenazas que procedan de dentro del país o del extranjero, protegiendo la infraestructura de información clave de ataques, intrusiones, alteraciones y daños", publicó hoy la agencia oficial Xinhua sin dar más detalles.

El Legislativo aprobó este lunes la norma al término de su sesión bimensual, tras una tercera lectura. De momento, el texto íntegro de la ley no se ha publicado oficialmente, si bien los borradores de la misma que se han difundido hasta ahora han sido recibidos con preocupación por empresas extranjeras y de ONG.

Tras conocerse su anuencia, Amnistía Internacional pidió al Gobierno chino que dé marcha atrás y derogue la ley, ya que consideró en un comunicado que la norma "da carta blanca" a las autoridades para reprimir la libertad de expresión y de privacidad.

Según el borrador de ley que se publicó hace un año, la legislación aumenta el poder del Gobierno a la hora de acceder a la información, obtener registros de mensajes y bloquear la difusión de datos que considere ilegales.

Almacenar datos dentro de China

El Gobierno indicó en este borrador que los proveedores de servicios de internet deben "almacenar los datos" recogidos dentro de China y precisó que los datos almacenados en el extranjero por motivos de negocios deben "ser aprobados por el Ejecutivo", una de las cláusulas más controvertidas.

El proyecto de ley también recogía que las agencias gubernamentales podrán "emitir otras directrices" adicionales para salvaguardar la seguridad en industrias que considera "claves" como telecomunicaciones, energía, transporte, finanzas, asuntos de defensa nacional y militar o de la administración gubernamental.

Éstas y otras medidas provocaron protestas de organizaciones empresariales, que consideraron la norma vaga y abierta a interpretaciones que pueden suponer discriminaciones.

China presentó el controvertido proyecto de ley el año pasado en un momento de fricciones entre Estados Unidos y China por temas de ciberseguridad, tras numerosas acusaciones mutuas de espionaje informático. A falta de conocerse el texto final, se espera que la ley también incluya nuevas medidas contra los piratas informáticos.