Maduro sube un 50% el salario mínimo mensual en Venezuela

Nicolás Maduro.
Nicolás Maduro. / Afp
  • Se trata de la quinta alza salarial que ordena en los últimos doce meses para un aumento anualizado del 536%

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha anunciado hoy que se aumentará en un 50% el salario mínimo mensual, hasta 40.638 bolívares, unos 60 dólares según la tasa oficial de cambio más alta (678 bolívares por cada dólar estadounidense).

Durante su programa semanal de televisión, el jefe de Estado ha asegurado que este incremento salarial es el primero de 2017, pero el quinto que ordena en los últimos doce meses para un aumento anualizado del 536%.

En este tiempo se ha profundizado la crisis económica en la nación petrolera, con una inflación que cerró 2015 en el 180,9% y se agudizó en 2016.

Maduro ha detallado que estos 40.638 bolívares también serán percibidos por todos los pensionistas del país, más de tres millones de personas, de acuerdo con datos del Gobierno, y que el aumento del 50% será aplicado en toda la escala salarial de los empleados públicos del país.

Ha adelantado que en "los próximos días" subirá el valor de la unidad tributaria y, en consecuencia, se incrementará el monto del beneficio de alimentación mensual, que se sitúa actualmente en 63.720 bolívares (unos 91,6 dólares).

Desde este enero, cuando se hará efectivo el aumento decretado por Maduro, millones de empleados del sector público y privado en Venezuela tendrán derecho a un ingreso integral de 104.358 bolívares por mes, equivalentes a unos 154 dólares.

Además, el presidente venezolano ha dicho que el Gobierno trabajará para llevar la tasa de desempleo al 4,5% y subir el índice de empleo formal del 62% al 70%.

"Mientras haya esta guerra económica seguiremos (...) para buscar una armonía y que la familia venezolana pueda defenderse, mientras vamos estabilizando", ha afirmado.

La mayor patronal de Venezuela, Fedecámaras, ha alertado de que estos aumentos, anunciados "de manera inconsulta" por el Ejecutivo, pueden llevar a una reducción de los puestos de trabajo y al cierre de empresas que no puedan afrontarlos.